1404

{CULTURA / CINE}

'The disaster artist', tanto monta, monta tanto, Tommy Wiseau como James Franco

Descubrí a Tommy Wiseau entre amigos, como tiene que ser, en una reunión frente a la pantalla, destinada a conocer la que, para muchos, ha sido catalogada como la peor película de la historia del cine.

 

Discurría el cálido agosto, cuando el equipo de prensa de Zinemaldia hacía llegar a los medios acreditados toda la información acerca de los trabajos que tendríamos ocasión de disfrutar, en breve, dentro del marco de la 65 edición del Festival Internacional de cine de San Sebastián. Sorprendía la presencia de James Franco, como director y actor, defendiendo una sorprendente obra basada en el catastrófico rodaje de una película, 'The room', perpetrada a principios del siglo XXI por un genio de lo absurdo llamado Tommy Wiseau, que gracias al boca a boca, conseguía convertirse en leyenda dentro del género del cine basura o de serie Z.

 

El título de la película de James Franco, “The disaster artist”, ya alertaba acerca de lo que se nos venía encima ante el visionado de 'The room', sin embargo, el cinéfilo ansioso no permite que otros le vengan con spoilers y evita dejar pasar la ocasión de descubrir, en propias carnes, lo que se esconde tras una historia por muy nefasta y letal que esta sea. Y 'The room' lo tiene todo; un guion lamentable, unos diálogos bochornosos, unas interpretaciones insostenibles y, lo más divertido de todo, una pretensión dramática que desemboca, sin buscarlo, en la más descacharrante comedia de culto, repleta de momentos absurdos que invitan al cachondeo general y que la convierten en una rara avis que termina enamorando sin condición.

Franco (James), sabio conocedor del impacto de este producto entre el público norteamericano, sucumbió al fenómeno haciéndose con los derechos de la novela autobiográfica, firmada por Greg Sestero, amigo de Wiseau e intérprete en 'The room', que da luz a las claves que impulsaron el rodaje y nos acerca a la figura del excéntrico Tommy Wiseau.

 

Con 'The disaster artist' James Franco consiguió alzarse con el mayor galardón del Festival de Donosti con una comedia, algo nunca visto hasta el momento. El director y actor conduce con verdadera maestría una genial oda a la amistad y a la valentía de los seres insensatos que persiguen su sueño, hasta las últimas consecuencias. El propio Franco asume el reto de interpretar a Wiseau y lo hace con tal destreza que se materializa en un clon casi gemelo del original. 

La película es una verdadera delicia más allá de su concepto cómico y delirante y se disfruta con facilidad, sin necesidad de pasar por el visionado de 'The room' con antelación. Franco elude la parodia fácil y lleva a cabo un verdadero ejercicio cinematográfico, elevando la figura de Wiseau a la categoría de un genio apasionado y naíf verdaderamente entrañable. La leyenda de este hombre, que nunca ha desvelado  los datos de su procedencia, edad y origen de su desahogada condición económica, trae a la memoria el halo de misterio con el que las divas clásicas ocultaban sus verdaderas identidades. Wiseau está a un solo paso de conseguir su sueño, el de convertirse en una figura cinematográfica reconocible de fama mundial. 

 

Llega a nuestras pantallas una película que, sin duda, hará las delicias de los amantes de la belleza de lo extraño, creará nuevos adeptos que no podrán resistirse a profundizar en la figura de este peculiar personaje y caerán hechizados por el fenómeno 'The room', que continúa su expansión por todos los lugares del orbe desde su accidentado estreno en un cine de Los Ángeles, allá por 2003. No se la pierdan y esperen al final de los títulos de crédito, porque vienen con sorpresa./Isabel Ribote

Suscripción a la Newsletter Enviar