1974

{CULTURA / CINE}

'Dantza' tomó forma al descubrir el mundo simbólico de las danzas'

El director y guionista Telmo Esnal presenta la película 'Dantza' en la Filmoteca de La Rioja

Telmo Esnal es el director y guionista de la espectacular ‘Dantza’, largometraje estrenado dentro de la sección oficial de Zinemaldia de 2018. Como dantzari practicó esta bella disciplina que con tanto respeto y mimo ha sabido llevar a la pantalla, hasta su dedicación en exclusiva a la profesión audiovisual. Nacido en Zarautz en 1967, Esnal comienza su relación con el cine como ayudante de dirección durante los años 90, participando en películas tan celebradas como ‘Justino, un asesino de la tercera edad’ o ‘Matías juez de línea’ ambas dirigidas por ‘La cuadrilla’, así como ‘Hola, ¿estás solas?’, el primer largometraje de Iciar Bollaín. En 1996 realiza ‘Txotx’, su primer cortometraje junto con Asier Altuna, cineasta con el que forma un activo tándem en diversos trabajos para el cine y la televisión como la divertida sátira social ‘Aupa Etxebeste’ o ‘Brinkola’, serie de 13 capítulos para ETB. En 2011 estrenó, esta vez en solitario, la negrísima ‘Feliz año abuela’. En la actualidad se encuentra volcado junto con Altuna, en la realización, del largometraje  ‘Agur Etxebeste!’

 

'Dantza' es un canto ancestral que supura belleza y rotundidad desde la autenticidad de sus potentes imágenes. Una oda a la naturaleza desde la pequeñez de un ser humano que reconoce su inferioridad a merced de lo que le rodea y lo asume con verdadero amor y humildad. Una celebración de la vida, del sentimiento de comunidad que nos hace más fuertes, de la belleza de lo extremo y de la capacidad de superación que nos hace seguir adelante. Una película que nos habla desde el idioma de la ‘dantza’, un lenguaje que no necesita de más interpretación que la de los sentidos, que exige de un estado de relajación durante su visionado, necesario para que el espectador sea capaz de disfrutar de toda su grandeza, que nos obliga a hacer una parada en el camino para trasladarnos a tiempos remotos, en los cuales, el arraigo ancestral de nuestra existencia nos mecía y enfrentaba en una suerte de baile que sacudía nuestra realidad a merced de la tierra y los elementos. 

 

'Dantza' es folklore e identidad, es tradición y actualidad desde un idioma propio que, al trasladarse al lenguaje de la danza, adquiere una simbología universal en la que todos podemos reconocernos./Isabel Ribote

 

SPOONFUL.- Han sido muchos años para hacer despegar este original proyecto ¿Qué siente un cineasta al ver en la gran pantalla el resultado final de tanto trabajo?  

Para mí ha sido un proceso complicado y a la vez muy placentero. Complicado por los problemas de financiación y las propias características del proyecto, había que ir rodando las piezas una a una, parando entre una y otra. Pero a su vez, el ver como iban cuajando las ideas que tenía en la cabeza, la complicidad del equipo técnico y de los propios dantzaris, me daban energía para no cejar en el empeño. Creo que todos éramos conscientes de que estábamos creando algo especial.

 

S.- ¿De dónde parte la necesidad de asumir un reto tan ambicioso como este?   

Siempre he querido hacer una película con la danza tradicional vasca. Creía que se podía contar una historia. Desde la época en que bailaba y estudiaba cine. El hecho de que Koldobika Jauregi (Escultor) quisiera hacer algo con la danza tradicional me animo definitivamente. Al unirse al proyecto Juan Antonio Urbeltz (antropólogo y coreógrafo) nos mostró el mundo simbólico de las danzas: Esto me llevo a ver las danzas de otra manera. Creo que fue a partir de ahí empezó a tomar la forma que hoy tiene la película.

S.- ¿Cómo te enfrentaste al proceso de escritura de un guion tan abstracto? ¿Cuánto tiempo fue necesario para poder plasmarlo en papel?    

El primer borrador de guión fue rápido. Yo, habiendo sido dantzari conocía muy bien los bailes. No todos, claro, algunos que aparecen en la película los fui descubriendo con Juan Antonio. El guión era muy simple, Se marcaban las transiciones, los decorados y los bailes que había que interpretar. En algunos casos, cuando cambiaba el baile (o lo reinterpretaba, como es el caso del primero) intentaba explicar la forma en la que se bailaría ese baile concreto. Todo ello hacía que fuera difícil de entender para alguien que desconoce el baile.

 

S.- Imagino que uno de los aspectos más complicados de la película tuvo que ser el montaje final. ¿Hasta qué punto te involucraste en dicho proceso?   

El hecho de no ser continuo el rodaje, nos dio la posibilidad de ir montando los bailes mientras preparábamos la siguiente pieza. Así que grabábamos y montábamos de seguido, pieza a pieza. Y sí estuve en todas ellas, como te he comentado antes conocía los bailes, las rítmicas y era fundamental que estuviera en todo el proceso, así como en el sonido, para poder afinar las sincronías, que en algunos casos eran realmente complicadas.

 

S.- ¿Cuánto tiempo fue necesario para dar con un casting a la altura de la minuciosidad que reque-ría el proyecto y cómo fue el ambiente durante el rodaje?   

Hay muchos grupos de danza tradicional, pero yo buscaba una forma concreta de bailar, la que trabaja el grupo ARGIA de Juan Antonio Urbeltz. Es el estilo que mas me convence. Esto cierra bastante el casting. Recurrí a los dantzaris que trabajan con ellos. Poco a poco fui conociendo a los dantzaris e hice una selección, junto con los responsables del grupo, para los papeles principales. También hicimos otra selección para bailes grupales. Hicimos una selección de un buen numero de dantzaris que son los que aparecen en la mayoría de bailes. Tengo que decir que los dantzaris al no ser profesionales (No viven de ello), nos obligaba a rodar los fines de semana y vacaciones lo cual complicaba la cosa y no siempre podían estar los inicialmente designados. Por ello la selección grupal.

   

S.- El protagonista indiscutible de ‘Dantza’ es la Naturaleza y la pequeñez del ser humano ante su poder. ¿Hasta qué punto jugó a tu favor durante el rodaje de escenas tan impresionantes como la de la tormenta o la lluvia en la cueva?

Si, así es. Las danzas tradicionales son muy viejas no sabemos muy bien de donde nos llegan, pero la interpretación que Juan Antonio Urbeltz les da están relacionadas con el mundo campesino. Con la cosecha, las plagas, la celebración… Es verdad que buscábamos esos momentos y que en más de una ocasión tuvimos suerte. Pero en el cine no te puedes fiar del azar y muchas de ellas están creadas por el equipo. Aunque es verdad que, por ejemplo en las Bardenas, acabo el día con una buena tormenta, lo cual apoyo la lluvia que nosotros creamos.

 

S.- ¿Podemos considerar ‘Dantza’ un alegato a favor del medio ambiente? ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?    

Es evidente que nosotros mismos estamos destruyendo nuestro planeta. Tenemos tendencia a tener mucho más de lo que realmente necesitamos. Antes no era así. Creo que la película también cuenta eso. La evolución del ser hasta hace no tanto era más respetuosa con el medio ambiente.

 

S.- De la dificultad de una producción como ‘Dantza’ has pasado a retomar el personaje de Etxebeste en tu nuevo proyecto, junto con Asier Altuna, ‘Agur Etxebeste’. ¿Qué ha significado para ti la vuelta a la ‘normalidad’?   

... -se ríe- ... la “normalidad”. Es un proyecto distinto, más al estilo tradicional del cine...se ríe-... Es curioso que una película sobre danza tradicional haya sido, en la forma de hacer, todo menos tradicional. Es otra historia, otra forma de contar en la cual he trabajado más. Espero que no se me haya olvidado.

Suscripción a la Newsletter Enviar