1216

{CULTURA / CINE}

'Altered Carbon', la inmortalidad también será una cuestión de clase social

La serie emitida por Netflix reflexiona sobre mortalidad, religión, género, tecnología, raza

En el año 2384 la identidad humana puede almacenarse en un soporte digital y transferirse de un cuerpo a otro, lo que permite a los seres humanos sobrevivir a la muerte física al asegurarse que sus recuerdos y su conciencia sean ‘insertados’ en nuevos cuerpos. La mente y la consciencia son transferidas a través de las ‘pilas’ y se insertan en nuevos cuerpos, denominados ‘fundas’. La inmortalidad es en el siglo XXV una realidad. En ese mundo distópico, Takeshi Kovacs, un ex miembro de unidades militares especiales, es asesinado e insertado, 250 años después, en el cuerpo que antes era propiedad de Elias Ryker, un oficial de policía de Bay City. El proceso se realiza a instancias de Laurens Bancroft, un rico y poderoso aristócrata de 365 años de edad que aparentemente se suicidó, perdiendo todos los recuerdos de los eventos previos a la muerte. Bancroft está convencido de que él no ha sido ha quitado la vida y contrata a Kovacs para investigar lo que él considera un asesinato. Así comienza ‘Altered Carbón’ -algo así como ‘Carbono Alterado’- la serie basada en la novela de Richard Morgan, del mismo título y premiada en 2003 con el prestigioso galardón Philip K. Dick a la mejor obra de ciencia ficción. La novela se publicó por vez primera en España en 2005 (Editorial Minotauro). En 2016, la editoria Gigamesh realizó una reedición bajo el título ‘Carbono modificado’.

‘Altered Carbon’ es un relato ciberpunk con dosis de noir. Una propuesta visual extraordinaria que bebe de la influencia de Blade Runner. Una historia que mejora, como los mejores vinos’, conforme avanzan los diez episodios que componen la primera temporada. ‘Altered Carbon’ plantea el debate sobre la inmortalidad –“Dios ha muerto y hemos ocupado su lugar”-, habla sobre la desesperanza de una sociedad absolutamente desigual en la que la distancia entre ricos y poderosos y el resto de la humanidad es infinita, habla de religión, del sistema judicial, de la corrupción asumida e impune, de un futuro donde la vida no vale nada, de la belleza rodeada de miseria, de una sociedad enviciada. En ‘Altered Carbon’ -donde la Inteligencia Artificial ha alcanzado cotas de ser humano- el uso de los avances tecnológicos de forma negativa o exclusiva de quien puede pagarlos vuelve a estar presente de igual manera que a lo largo de la Historia de la Humanidad, de la real no de la ubicada en la ficción. En ese sentido, en su planteamiento filosófico, ‘Altered Carbon’ coincide con películas como la mencionada ‘Blade Runner’, ‘Desafío Total’, ‘Matrix’, ‘Elysium -recuerden, el hombre ha descubierto la tecnología para curar todas y cada una de las enfermedades, pero sólo unos pocos pueden acceder a ella, ¿imaginan quiénes?- o incluso en algunos momentos de la estética de ‘Ghost in the Shell’. Quizá, la diferencia estribe en que ‘Altered Carbon’ -la serie puede seguirse en Netflix- da un paso más al mostrar violencia y sexo. Desde hace tiempo, la televisión no duda en arriesgarse a ir un poco más allá.

 

Esa valentía de no quedarse en lo de siempre es también el motivo por el que la creadora  de la serie, Laeta Kalogridis -productora ejecutiva de ‘Shutter Island’, Avatar’ o Terminator Génesis’- propuso el desarrollo de la serie a Netflix y no a alguno de los grandes estudios, al entender que ‘Altered Carbon’ podía recibir la ‘Calificación R’; es decir, los menores de 17 años deberán ver la serie en compañía de una padre o tutor adulto, al existir un lenguaje y/o violencia fuerte y frecuente, desnudez con fines sexuales y abuso de drogas. De casi todo hay en ‘Altered Carbon’. La serie está protagonizada por Joel Kinnaman como el soldado Takeshi Kovacs, Renée Elise Goldsberry como Quellcrist Falconer, James Purefoy como Laurens Bancroft, Kristin Lehman como Miriam Bancroft, Martha Higareda como la agente Kristin Ortega, Dichen Lachman como Reileen Kawahara, Hayley Law como Lizzie Elliot, Chris Conner como Poe, Ato Essandoh como Vernon Elliot, y Trieu Tran como Mister Leung.

En una sociedad cínica en la que se desarrolla la serie Kovacs trata de buscar la verdad sobre el caso que le han encargado, al tiempo que descubres muchas otras sobré él mismo. Y es que la idea de ‘verdad’ es otro de los hilos conductores de la serie. “La verdad no es un acto de rebelión -se escucha en uno de los diálogos- es una revolución. La verdad es un arma”. ‘Altered Carbon’ es un fascinante thriller que propone una reflexión sobre el futuro, la tecnología, la mortalidad y lo hace a través de diálogos directos y poéticos, pero que nadie espere la sutileza y la sofisticada filosofía del agente Rust Cohle en True Detective.

 

A ‘Altered Carbo’ es preciso darle una oportunidad, un voto de confianza más allá de los dos primeros episodios. La serie adquiere ritmo, consistencia y contenido dentro de su espectacular envoltorio. Poco a poco la historia atrapa y presenta algunos personajes inolvidables, como Poe, la inteligencia artificial que regenta el hotel ‘El Cuervo’ y canturrea el poema ‘Anabel Lee’. En el mundo descrito por ‘Altered Carbon’ nada es lo que parece, no puedes fiarte de nadie ni de nada, ni de lo que ves, ni de lo que piensas. ¿Si el ser humano alcanza la inmortalidad se deshumaniza?/Javi Muro.

 

* 'De Meliés a Matrix, ciencia ficción en busca de respuestas' Aquí

 

 

 

 

Suscripción a la Newsletter Enviar