1869

{ENTREVISTAS}

Cuartillas de experiencias ilustradas

Javier de Blas expone en La Lonja, el nuevo espacio expositivo logroñés, sus dibujos y cuadernos

Javier de Blas no entiende los viajes sin la compañía de un cuaderno. “Es algo –dice- intrínseco al hecho de viajar” y alude a una tradición originada en el siglo XVII. Quizá al entender esos cuadernos como parte de una experiencia vivida asegura que “en el dibujo se ve el corazón”. Mientras detalla la filosofía, casi de vida, que define y acompaña su creatividad se detiene ante alguna de los más de sesenta cuadernos que componen la exposición, que hasta el 4 de marzo puede visitarse en La Lonja, el nuevo espacio expositivo de la capital riojana.


De Blas sostiene en sus manos uno de los cuadernos, lo abre y pasa sus páginas con mimo, con delicadeza, precavido ante la posibilidad de que un movimiento brusco pudiera provocar el desprendimiento de los instantes retratados.


La Lonja surge luminosa desde la acera de la calle Beratúa. Ya en el interior los cuadernos del dibujante recorren sus paredes ordenados de forma cronológica y abiertos aleatoriamente por una de sus ilustraciones. El primer tiene fecha de 1972, el último lo firmó Javier a finales del pasado año.

 

Quienes se acercan a la exposición pasan detenidamente las páginas de los cuadernos y pasean por los dibujos. “Es una forma muy directa y personal  -Comenta Carmelo Argáiz, uno de los responsables de La Lonja- de adentrarse en la obra de un artista”. Recuerda De Blas que cuando comenzó a dibujar “primero salía con el cuaderno y después, con el tiempo, ya salía a hacer cuadernos”. Ahí los viajes cobraron protagonismo y la obra de Javier empezó a adquirir un carácter más narrativo. “Aunque cada dibujo –describe- representa momentos diferentes existe una conexión”.
Una mirada a la exposición constata el viaje como elemento principal, como hilo conductor de muchas de las ilustraciones reunidas en La Lonja. De Blas sostiene en sus manos ‘Desde la Bañera’, que recrea un viaje por el Mediterráneo “absolutamente errático. Sin rumbo y sin destino fijo, dejándome llevar”. Y es que como apunta el ilustrador “no busco una temática sino mostrar lo que siento cuando viajo, lo que veo”.


Interviene Carmelo Argáiz para resaltar la variedad de registros que pueden localizarse en los dibujos de Javier. “No busco –indica De Blas- tener una marca como artista”.


La conversación continúa junto a tres cuadernos que guardan cierta similitud de estilo y temática. “Pasé un mes en los campamentos de Tinduf en el Sáhara. Fue un mes de convivencia con las personas que viven allí en los que quería mostrar lo que había de bonito en aquel lugar. Aquellos cuadernos dieron lugar a un libro cuyos beneficios han sido destinados al Sáhara”.


Entre los dibujos de Javier resaltan también las temáticas urbanas –urban sketchers- e incluso un ‘reportaje’ sobre el festival Pirineos Sur. La mayoría de los cuadernos que pueden contemplarse en La Lonja han sido confeccionados in situ, “tan sólo un par de ellos han surgido desde fotografías”. Las acuarelas son la técnica más utilizada por De Blas, aunque también pueden encontrarse obras en las que los lápices o incluso el bolígrafo son protagonistas. Javier disfruta experimentando y con los efectos que descubre al combinar diferentes tipos de papel con distintas tintas y pinturas. A la pregunta sobre si el dibujante de cuadernos tiene alma de escritor no duda y responde afirmativamente. “Están muy cerca; al revés creo que también sucede. En mi caso no encuentro dificultad para escribir”. Quizá da igual el camino, se trata de contar historias, de contar lo vivido./Javi Muro


•    La Lonja. Calle Beratúa 39/41. Logroño.



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar