1231

{ENTREVISTAS}

'Quería escribir poesía para vengarme de mi pasado, de la guerra, de los muertos, de la dictadura'

Ramón Irigoyen participa en las XX Jornadas de Poesía en Castellano

Coinciden Raúl Eguizabal -coordinador de las Jornadas de Poesía en Español- y Ramón Irigoyen (Pamplona, 1942), protagonista de la cuarta jornada del certamen en que el poeta corrige quitando. Quizá, desde ese convencimiento, Irigoyen ha reiterado en más de una ocasión que gusta de escribir textos cortos por el placer de pulirlos a su gusto. De la poesía del escritor navarro, dice Eguizabal que es para ser leída en alto, lo que de alguna manera es sinónimo de singularidad. Y es que los poemas de Irigoyen siempre han destacado por su lenguaje libre, a veces bronco, en ocasiones rabioso, dotados de humor y equidistantes del lirismo ‘llorón’ de los novísimos. Una poesía que, en aquellos años 70, escandalizaba a mucha gente. “La poesía de Irigoyen -recuerda- bebe de fuentes clásicas al mismo tiempo que resulta de una indudable modernidad. No tiene nada que ver con la poesía de los 7, siendo un poeta que surge en aquellos años Además, a Irigoyen no le faltan referencias culturales y de otros poetas como Gil de Biezma”.

Ramón Irigoyen azuza la memoria y su afinidad con la capital riojana. En Logroño enseño Latín en el Colegio Universitario. Con apasionado al fútbol que es, asegura que la invitación a las Jornadas de Poesía le generó una curiosa conexión entre la chilena de Ronaldo en Turín y la de Hugo Sánchez al Logroñés y de ahí, a la de Enzo Francescoli, cuando aún jugaba en River. “Las chilenas en el fútbol son equiparables -asegura el poeta- a los versos más sublimes escritos en español”. Al final será cierto que la poesía está en todas partes. Irigoyen asegura haber disfrutado de una gran semana futbolística y en consonancia en su recital logroñés recordó sus ‘mejores chilenas’.

 

Fuera ya del terreno de juego, Irigoyen lamenta el trato que reciben las Humanidades en España y a diferencia de otros poetas protagonistas también el certamen no contempla las redes sociales con antipatía. “A escribir se aprende escribiendo y las redes sociales -reitera con cierta ironía- han puesto a escribir a gente que no lo hacía”. Y para enteder que es escribir poesía, al menos la suya, no hay mejor descripción que los versos iniciales de su poema ‘Arte poética’: “Un poema si no es una pedrada/ y en la sien/es un fiambre de palabras muertas/si no es una pedrada que partiendo/de una honda certera/se incrusta en una sien/y ya hay un muerto”. La poesía de Irigoyen golpea y deja marca por que como dice Eguizabal “nos enseñó que hay otros ruiseñores más allá y antes de los jardines ingleses y franceses”. 

 

¿Un poeta diferente? “Todos -dice Irigoyen- somos diferentes y yo quería escribir poesía para vengarme de mi pasado”. Un pasado en el que había predominado la guerra, 300.000 muertos y el terror de la dictadura". El escritor ha sorprendido gratamente a sus fieles lectores con la publicación de un libro que recoge toda su poesía ‘1979-2011’, en que pueden encontrarse poemas, romances y otros textos de poemarios como ‘Cielos e Inviernos’ (1979) en el que arrojaba un jarro de agua fría a la tibieza de la época; ‘Los abanicos del caudillo’ (1982), cuyos versos “despertaron del sopor a las instituciones culturales”, que anularon la ayuda concedida al escritor tras leer el jurado los textos definitivos. Aquella decisión supuso, aunque la polémica le permitió ser infinitamente más conocido de lo que era hasta la fecha –“pase siete meses de medio de comunicación en medio de comunicación”- un antes y después. Irigoyen decidió “no dedicar ni un minuto más a la poesía desde aquel momento. Fue como el drogadicto que se desengancha de su adicción, dejé de leer poesía porque lo que quería realmente era aprender a escribir en prensa y en prosa”. Así que Irigoyen ha traducido a los griegos, a los clásicos y a los modernos, como Eurípides o Cavafis o Elitis. También ha realizado adaptaciones teatrales, escrito canciones para artistas como Mocedades o Rosa León y ha colaborado con un sinfín de medios de comunicación, tanto en prensa escrita como en radio y televisión. Al repasar sus poemas en el marco de las XX Jornadas de Poesía en Español resuena la estrofa final de ‘Para Ti’: “Pero como en mida/hubo también placer/-y placer de alimaña-/risas innumerables/cartas como charangas/y buena compañía/quizás algunas palabras/te comuniquen algo/de las maravillosas/delicias de la vida/y el que yo hay vivido/te anime a ti a vivir/este dulce misterio/de la luz que agoniza”… un poema sino es una pedrada…/Javi Muro

 



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar