2749

{ENTREVISTAS}

'Nuestra editorial conserva un valor romántico que no se cuida mucho últimamente'

Emiliano Navas y Valle Camacho crearon Ediciones Emilianenses en 2003

Emiliano Navas y Valle Camacho conforma Ediciones Emilianenes, la editorial riojana que comenzó su andadura hace once años y que ya ha editado 41 títulos. Comenzaron centrados en la Historia y las Humanidades para, poco a poco, ir abriendo otras líneas editoriales. Ahora, la caligrafía artística, el ensayo o la narrativa forman ya parte importante de su catálogo. Desde una filosofía artesanal, Emiliano y Valle defiende la edición literaria desde una perspectiva romántica, en la que es importante el contenido pero también un buen acabado del libro. Apuestan por la comunicación constante con el autor a lo largo del desarrollo de cada proyecto editorial y aseguran que no persiguen un récord de ventas. "Lo nuestro -dicen- es ir poco a poco, haciendo lo que nos gusta"./Javi Muro

 

SPOONFUL.- ¿Cómo comienza el proyecto de Ediciones Emilianenses?

 

Emiliano Navas: Bueno… empezamos en el año 2003, el proyecto lo pusimos en marcha Valle y yo. Teníamos la idea de crear una editorial con el fin de divulgar las artes, la humanidades… siempre de una manera muy plástica… queríamos incidir, sobre todo, en la ilustración. El primer libro que editamos fue ‘El origen de la lengua castellana contado a los niños’. Fue un reto tremendo, ya que se trataba de un material divulgativo para chavales que explica qué es una glosa, qué es un códice, qué son las glosas emilianenses… que la gente piensa que es un libro y no… Partíamos de una idea muy didáctica y con la intención de divulgar la Historia de nuestra tierra, La Rioja.


Valle Camacho: En mi caso, y como luego hemos ido a la par en los diferentes trabajos, está también la ilusión y el deseo de conocer la caligrafía porque en el momento en que tienes ya todo hecho dices… y ahora… la portada, ¿qué ponemos? Pues que mejor que utilizar un tipo de letra que no sea actual, que sea medieval. Lo que hago es buscar diferentes tipos de letras, visigóticos, medievales… en ese momento inicial de la editorial yo no hago caligrafía, entonces dibujaba las letras. Así poco a poco, después -segura de haber metido alguna vez la gamba- voy formándome, descubriendo y conociendo las caligrafías. Así comienza mi andadura en la caligrafía y el proyecto ‘b’ de la editorial…


Emiliano: Sí, es así. La caligrafía es uno de los desarrollos de la editorial. Es decir, como dar a conocer y enseñar la caligrafía artística. No gusta mucho este campo, el mundo de las letras y de su evolución. Por eso, dentro de la editorial desarrollamos una línea dedicada a la caligrafía artística y a hacerla accesible para cualquier persona. Desde ese punto de partida creamos unos libros, unos cuadernillos, de aprendizaje de este tipo de caligrafía.


Valle: A mi ocupación inicial del taller de dibujo y pintura, añado la caligrafía. Voy aprendiendo y lo que pienso que puedo enseñárselo a alguien, con toda la humildad necesaria en los comienzos, pues lo voy mostrando.


Emiliano: Para entender nuestra dedicación y lo que hacemos en la editorial conviene saber de dónde venimos también. Valle es ilustradora, dibujante, profesora de dibujo, de artes plásticas, con grandes habilidades para la docencia. En mi caso, provengo del mundo de la educación, de la pedagogía… Entonces, después de once años, te das cuenta que lo que nosotros hemos desarrollado es lo que sabíamos hacer. Es decir, plantear una línea editorial divulgativa y muy pedagógica, muy didáctica, muy atractiva, basada en las artes plásticas, en el dibujo, pero dando a conocer nuestra historia cultural. Las estrategias para llevar esta idea a cabo las conocíamos muy bien, la procedencia pedagógica; es algo muy interesante y es un valor que tiene la editorial y que lo mantenemos.


S.- Esa especialización hacia el aspecto pedagógico de la editorial es también una garantía de diferenciación. En La Rioja creo que convivís diecisiete editoriales… Aunque, también os habéis abierto hacia otras disciplinas literarias…


Emiliano: Sí. Hemos dado protagonismo a lo que sabíamos hacer, pero también a lo que nos ha motivado y gustado a lo largo de estos años. El primer libro es ‘El origen de la lengua castellana contado a los niños’ y el segundo fue ‘Logroño, historia ilustrada de la ciudad’, que es un libro que ilustra Valle y es el primer libro de Historia ilustrada que se edita. Actualmente está agotado. Fue el segundo reto. ¿Cómo seleccionar elementos de nuestra ciudad, muy representativos y asequibles y que, al mismo tiempo, sean muy divertidos y sencillos de entender?. Es un libro que se emplea muchísimo en las bibliotecas y en las visitas culturales y turísticas a la ciudad. Tiene además un gran rigor porque todo lo que aparece dibujado nos hemos preocupado de que coincida con la realidad.


Valle: Supuso una gran labor de campo. Consultamos bibliotecas y archivos y yo dibujaba allí mismo con el fin de no perder detalle. Es un libro con encanto.


Emiliano: … está agotado en estos momentos y es muy caro, siendo en color, de reeditar. Quizá, si hubiera algún patrocinador se pudiera pensar. Hoy por hoy…. es un problema…


S.- Poner en marcha una editorial no parece algo sencillo… parece que tiene algo de aventura…


Emiliano: En ambos caso disponíamos de tiempo y nos gusta crear materiales.


Valle: También es importante la autogestión. Es decir, si tú con lo que haces y yo con lo que hago podemos sacarlo adelante pues mucho mejor. Cuando las cosas pasan por una tercera mano te puede desbaratar el proyecto, o te echa para atrás, o se queda con la idea… Entonces, dices, si lo podemos hacer nosotros… y así ha sido, poco a poco…


Emiliano: Ha sido así, primero comenzamos con proyectos propios y, poco a poco, hemos ido asumiendo proyectos de otros autores que coincidían con nuestra filosofía editorial.


El catálogo de Ediciones Emilianenses presenta 41 títulos. Dieciocho dentro de la línea ‘Colección Escritorio Emilianense’; once, en el capítulo ‘Colección Arte e Historia’; dos, en el apartado ‘Colección Arte e Historia Multimedia’; seis novelas en la sección ‘Colección Narrativa’; tres dedicados a la literatura infantil dentro de ‘Colección Chiguitos’ y un ensayo, ‘Chascarrillos, dichos y decires’.

Emiliano: Trabajamos sobre varias colecciones. Por ejemplo, en ‘ Escritorio Emilianense’ se recogen esos títulos que tienen que ver con la Historia y la Cultura riojana, con San Millán y todo lo relacionado con la caligrafía, que antes comentábamos. Otra, ‘Arte e Historia’, donde se ilustran libros, donde se encuentra, ejemplo, el libro son Briones. Es un colección que tiene continuidad también en su vertiente multimedia, ya que tanto el libro de la Lengua Castellana como el de Briones van acompañados de soporte multimedia. En el campo del ensayo hemos editado ‘Chascarrillos, dichos y decires’ de La Rioja, escrito por Javier Pérez Escotado. También, una colección infantil con tres títulos: ‘Santiago el mago’; ‘Villacuentos’ y ‘Crisis’. Además, una colección de narrativa, que es una de las líneas que vemos en perspectiva. Nosotros hemos apostado por una colección de narrativa que llevara la firma de escritores jóvenes de La Rioja. Comenzamos con ‘La niña de las naranjas’. Estoy hablando de escritores de 21, 22, 23 años. En definitiva, una colección que sigue nuestra línea de promoción y divulgación. Raquel Villar, Juan Kim…


S.- ¿Qué dificultades os encontrasteis al inicio del proyecto?

 

Emiliano: Era todo nuevo. Había que descubrir cuáles eran las mejores imprentas, qué presupuestos había, la distribución… La distribución nos planteamos hacerla nosotros y seguimos así. Como hemos realizados obras muy sensibles y fáciles de deteriorar hemos tratado de hacer siempre la distribución nosotros, eso lo teníamos claro. Es una carga de trabajo grande, pero hoy por hemos comprobado que hemos contactado con los puntos de distribución que son interesantes.


Valle: Aunque sea un esfuerzo, también permite evitar el cuarto poder que son las distribuidoras, que se llevan el mejor bocado. Así que en la medida que puedes merece la pena hacerlo uno mismo. Claro, si te piden un título desde California, por ejemplo, pues entonces…


Emiliano: Tenemos contacto con dos distribuidoras exportadoras. Esa partí sí que se la dejamos a ellos, cuando hay pedidos de Estados Unidos, Alemania, Francia… pero volviendo a tu pregunta… todo era nuevo, pero casi todo lo hacíamos nosotros, maquetar, escanear materiales, con ayuda, pero nosotros… En la medida que podemos tratamos de controlar la edición desde el inicio del proyecto hasta el final. Primero, porque lo podemos hacer, y segundo, por mantener la calidad. No es igual que tú controles todo los procesos que delegarlos. Creo que en ese aspecto hemos acertado bastante. Hay personas que nos han ayudado a maquetar, en las ilustraciones, a corregir textos…


S.- Esa forma de trabajar que describís sugiere también un forma de entender el libro y la edición como algo romántico…


Valle: Sí, pero es que aun estando sobre el proyecto en todo momento no sale siempre tal y como quieres.


Emiliano: Es cierto, es un valor romántico que no se cuida mucho últimamente. Pero bueno, como nosotros no tenemos prisa y vamos haciendo lo que nos gusta y ponemos todo el interés y la motivación resulta un trabajo muy agradable.


Valle: Creo que en estos once años que han pasado desde que comenzamos hemos visto que las editoriales también se están poniendo las pilas. Sobre todo en el tema de la impresión, ya que no todo el mundo da la talla. Las quejas que van surgiendo por algunas impresiones van enseñando, compruebas que a la gente le gusta el trabajo con un determinado acabado… antes igual te tachaban de quisquilloso si pedías un determinado papel para una edición concreta. Ahora estás viendo que en poesía e incluso en ensayo hay ediciones bien bonitas.


S.- Claro, es que en una editorial no es sólo el texto, ¿no? Cómo editorial también tenéis que hacerlo atractivo al momento en que se encuentra el libro en la estantería de una librería. Hacer que el libro sea sugerente…


Emiliano: Sí. Tratar de hacer el libro atractivo es un trabajo importante y el autor a veces no se imagina como puede quedar. Es el caso de ‘Villacuentos’, la autora de los textos es Azucena Escalona, pero nosotros le propusimos hacer un libro bastante gráfico. Es algo muy interesante y muy creativo.


Valle: Una editorial, igual que cuando se abre un negocio, tiene que tener y mantener una imagen. Tiene que realizar los trabajos de una manera concreta, definir una línea, que todo el mundo sepa que trabajas de ‘esta manera’. Se trata de que la editorial sea reconocida por un sello concreto.

 

Emiliano: Resaltamos siempre que nosotros hemos trabajado de forma artesanal; es decir que las ilustraciones son realizadas a mano por Valle, luego se tratan con las herramientas tecnológicas, pero en Ediciones Emilianenses, desde el inicio, se trabaja a mano… con el dibujos, con las acuarelas, con las letras… pero a mano… Creo que ese es otro valor que se nos reconoce. La gente ya estaba cansada, y está cansadísima, de los programas técnicos de dibujo.
S.- ¿Cómo es la batalla con las librerías para que vuestros libros estén visibles? La diferencia entre que el libro se vea o esté dentro de la estantería tiene que ser importante…


Emiliano: Sí. Por eso nuestra experiencia nos ha ido indicando qué librerías de España son interesantes y aprecian lo que hacemos. Eso se aprende. Hay libreros que lo aprecian y otros que pasan de nosotros. Es un trabajo duro y difícil. El librero quiere obtener rentabilidad inmediata con las cosas más fáciles y lo que nosotros editamos no es, precisamente, lo más fácil…


Valle: También tiene que ver con la educación cultural. Si siempre ha habido una serie de autores que son los que manejan el cotarro y los que han vendido siempre, pues los pones los primeros… Además, esto es España, esto es La Rioja y esto es Logroño, y vas a estar el último entre los últimos… y tendría que ser al revés, tenían que decir ¡coño, si esto lo hacen aquí!... y los demás, que los conoce todo el mundo, y que se venden casi sólo porque salen en los suplementos culturales y en las páginas de los principales periódicos del país, pues un poco más atrás…


Emiliano: Además, salvo honrosas excepciones, los libreros de La Rioja tampoco te creas que nos promocionan demasiado.


Valle: Aquí es al revés, primero lo que viene de Madrid.


S.- Es curioso, cuando en La Rioja hay diecisiete editoriales…


Valle: Sí, es un sector en el que hay mucha actividad.


Emiliano: Convendría cuidarlo y fomentarlo.


S.- Además, mantenéis una buena relación entre todas las editoriales…


Valle: Sí, claro. Nos invitamos a las presentaciones de cada uno. Al final, cada editorial hacemos cosas muy distintas, cada uno tiene su espacio, su proyecto…


Emiliano: Al hilo de esto, otro proyecto que desarrollamos desde 2012 ha sido facilitar y potenciar la difusión de las editoriales riojanas a través de lomejordelaediciónriojana.com. Es un trabajo altruista, pero creemos que importante.


S.- Volviendo al trabajo de edición, ¿Cómo trabajáis con un autor? Por ejemplo, con una novela.


Emiliano: Lo primero es que nos guste y que funcione con alguno de los objetivos de la editorial. A partir de ahí, se propone un proceso de corrección, se comenta las posibilidades que existen de edición, que formatos, tratamos de ajustar todas esas variables. Se corrige el texto con un corrector, se idea la forma de maquetar el libro…


S.- ¿Todos esos aspectos se hablan con el autor?


Emiliano: Sí, en nuestro caso sí. Le presentamos ejemplos, incluso ejemplos de tipografía. Para nosotros es muy importante la forma física del libro, la estructura, y que contenga la tipografía adecuada. En ‘Villacuentos’, por ejemplo, todos los títulos fueron realizados a mano. Creemos que es lo que tiene que hacer una editorial darle un valor sugerente y atractivo al libro. Por ese motivo tenemos una comunicación muy directa con el autor. Para mí es un valor. Pocas editoriales llevaran al autor a estar con el maquetador.


S.- … y la crisis económica… Cómo ha afectado?


Emiliano: Tarde, tarde, no desde 2008, sino a partir de 2011, 2012. Quizá, porque al ser tan específicos y especializados siempre va a haber gente que va estar interesada en alguna de las temáticas que abordamos. Siempre hay alguien interesado en los códices, la glosas, la caligrafía… Lo que hemos hecho ha sido apostar por la visibilidad, mejorando la página web, mejorar los canales de distribución, de comunicación… estamos bien…


Valle: … es que tampoco hemos buscado nunca un récord de ventas. Hemos ido siempre poco a poco. Aún así, la crisis se nota…


Emiliano: Hemos asistido al cierre de librerías en Madrid, pero también hemos conocido otras. En Madrid la caída de las ventas sí que ha sido importante.


S.- ¿Con qué estáis ahora?


Emiliano: Estamos trabajando con una obra de ensayo, otra en narrativa, y seguimos con la línea de caligrafía, ahora salen dos cuadernillos más. Además, desarrollando el Aula Permanente de Caligrafía Artística en San Millán de la Cogolla.


S.- ¿Y a los editores qué les gusta leer?

 

Emiliano: Salvo novela policiaca…


Valle: … yo me dejo llevar por el formato y el color, suelo tener una lista de libros que me dejo recomendar o, a veces, un libro me lleva a otro. Me gustan las ediciones que realiza Fulgencio Pimentel, editorial también riojana. Ahora, también, los libros que tiene que ver con la historia del cine.



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar