5238

{ENTREVISTAS}

'Los jóvenes están cerca del rap porque encaja con sus expectativas y motivaciones'

Sergió Andrés y Sergio Pérez organizan el curso de verano de la UR 'Identidad y Música'

Sergio Andrés, sociólogo del Departamente de Ciencias Humanas, y Sergio Pérez, responsable de Diseño Gráfico y Multimedia de la Universidad de La Rioja son los directores del Curso de Verano 'Identidad y Música', que se celebrará los días 6, 7 y 8 de septiembre. Como en años precedentes, conferencias, mesas redondas y conciertos protagonizan la estructura de la propuesta. Es su tercera edición, 'Identidad y Música' reflexionará y abrirá el debate sobre el español en la música popular desde la perspectiva del pop, del rock y, especialmente, del rap y el hip hop, géneros a los que se acercan los jóvenes del siglo XXI. Porque esa es una de las cuestiones que de forma global quiere contestar 'Identidad y Música' ¿Dónde están los jóvenes? Además, el curso se adentrará también en la relación del humor y la música. José Miguel Carbonell, Fernando García Andreva, Asier Fernández Pájaro, 'Arkano' o Mauro Entrialgo serán algunos de los ponentes. Tal y como detallan Andrés y Pérez, "se trata de un curso de verano y entremezcla, por lo tanto, las vertientes académica y lúdica". Así, las ponencias y debates se complementan con los conciertos de Zodiacs, Eli y los Revivalites, Los Gandules, Los Babas, Antona y Los Ganglios./Javi Muro 

 

S.- ¿Por qué habéis elegido este año como tema del curso el español en la música popular?

Sergio Andrés.- Siendo el XX aniversario de San Millán de la Cogolla como Patrimonio de la Humanidad nos parecía que era algo que debíamos abordar. Por un parte, por la relevancia del acontecimiento en sí mismo; por otra, por el español no deja de ser materia de estudio de la propia universidad. Además, en tercer lugar, por la propia presencia del español en la música y porque nos permite acercarnos a un público joven –de 14 a 18 años- que tienen en el rap y el hip hop uno de los principales medios de expresión. Era algo que creíamos que no podíamos dejar de lado.

 

Sergio Pérez.- Además, en los últimos tiempos ha habido un resurgir de la bandas que cantan en español. Es cierto que ha tenido mucho que ver el rap y el hip hop, porque no podemos olvidar que en los años noventa se huía  de las letras en castellano como el diablo del exorcista. En aquellos años cantar en español se consideraba casi cutre, no era cool. Hoy en día se vuelve a valorar el cantar en tu lengua materna, tanto en rock, pop, como en rap y hip hop. Todas las bandas indies que ahora cantan en español, en los noventa veías dos.

 

S.A..- En el caso de los chavales el rap y el hip hop es un vehículo de expresión.

 

S.P.- Además, es un terreno que aún no habíamos explorado dentro del curso Identidad y Música. Desde las primeras jornadas que se organizaron, ‘Del cassette a Spotify’, nos hemos preguntado ¿Dónde están los más jóvenes?

 

S.A.- Esa es la pregunta que nos venimos haciendo desde que empezamos con la propuesta ‘Identidad y Música’ porque está claro que nuestros gustos musicales, como personas no como organizadores del curso de verano, son diferentes. Como investigadores y directores del curso sabemos que los gustos musicales de los jóvenes se encuentran en otro lugar. Lo hemos visto en muchos conciertos, en los festivales, se encuentran en el hip hop y en rap. Es donde van y donde se encuentran. Es donde a través de las plataformas de peleas de gallos se encuentran. Desde que presentamos el curso hemos recibido un feedback de personas que  nos explican que tienen un hijo o un sobrino que está en el rap y en el hip hop. Personas que al escuchar los porqués del planteamiento del curso te dice que sabe de qué estás hablando. Saben quién es Arkano y saben qué es una pelea de gallos…. Creo que es algo a analizar porque es también un elemento de identidad y un mecanismo de expresión.

 

S.P.- No hay que olvidar que lo que proponemos, aunque en el programa haya conciertos, es un curso de verano. No es un festival, no se programan conciertos para ganar dinero. Es un curso de verano y como tal trata de analizar y abordar cuestiones que tienen que ver, en este caso, con la identidad social y la música popular. Trata de investigar dónde están los jóvenes, qué es lo que les gusta. También se aborda el humor en la música y por qué se minusvalora a quien hace humor a través de la música. ¿Por qué se les considera tan sólo payasetes? No somos competencia de un festival, sino un curso de verano de la Universidad de La Rioja.

 

S.A.- Creo que existe una parte académica muy importante en todos los cursos que hemos organizado hasta la fecha. ‘Identidad y Música’ es un lugar de reflexión y de debate, con ponentes de altura y prestigio. Además, este año se han integrado otras Áreas de Conocimiento de la Universidad. Nosotros no somos expertos en español, por eso se han integrado la Cátedra de Español y el Departamento de Filología. Y todo sin olvidar que se trata de un curso de verano y debe de tener también una parte lúdica.

 

S.P.- Nuestra idea es ir integrando a los diferentes departamentos de la Universidad en el curso. Por ejemplo, el Derecho, que obviamente algo tiene que ver con la música: o Dirección y Administración de Empresas.

 

S.- Pero, volviendo a la pregunta de dónde están los jóvenes, el rap y el hip hop tampoco son género que hayan surgido hace dos días. Quizá su protagonista tenga que ver también con los tiempos que vivimos. ¿Han sustituido al rock como vehículo para trasladar un mensaje?

S.P.- Lo que le gusta a tus padres no te va a gustar a ti.

 

S.A.- Creo que el rock ha perdido la presencia que tenía como elemento central dentro de lo que sería la rebeldía. Nosotros somos de las últimas generaciones que vivimos un rock and roll crítico que fue el grunge. El rock ha ido retirándose de la primera línea. Los jóvenes están muy cerca del hip hop y rap porque creo que es un estilo que encaja muy bien con sus expectativas y motivaciones. Es un estilo muy vinculado al cambio de los tiempos, a las nuevas tecnologías. Encaja mucho mejor que el rock en los tiempos de Youtube. Creo que es algo clave.

 

S.P.- Quizá exista algo social también. Los chavales están solos y se atreven delante de su ordenador –a través de plataformas como Urbanrooster- a hacer algo que igual no harían junto a cuatro chavales en un garaje. Tienen una base y pueden cantar sobre ella.

 

S.A.- Hay que tener en cuenta que hace unos años el hip hop no era algo masivo, casi se les veía como los raros. Incluso se tenía la percepción que era algo un poco macarra. Había tópicos que lo relacionaba con la violencia por las referencias americanas.

 

S.- Incluso la indumentaria ha ido variando alrededor del hip hop, ¿no?

S.A.- Sí, creo que eso respondía a la idea que existía de las tribus urbanas, pero ya no existe esa visión. Los chavales ahora son mucho más eclécticos. No tienen los prejuicios que igual tenían generaciones anteriores. Creo que afortunadamente esos prejuicios se han superado. Son chavales mucho más abiertos. El hip hop ha funcionado y funciona muy bien porque es un vehículo de expresión muy bueno. El hip hop conecta con los jóvenes. Cuando estuvimos en el concierto de Kase-O veías el grado de identificación, con el mensaje y la música.

 

S.P.- Insisto, también hay que tener en cuenta la facilidad con la que un chaval puede empezar a rapear gracias a la tecnología existente. No sólo para el mismo, sino medirse con otros a nivel internacional. Antes, aunque fueras un buen guitarrista no era nada fácil darte a conocer, el alcance era muy reducido. Hoy el alcance es extraordinario.

 

S.A.- Tenemos el ejemplo de Arkano, que es un referente del colectivo. Traspasa ya la referencia exclusiva del propio género para serlo en programas de televisión como Pasapalabra, El Hormiguero o Leimotive, el programa de Andreu Buenfuente. Arkano tiene una trascendencia global.

 

S.- ¿Al hablar del españolo en la música hablamos también de cuidar el español, de buenos letristas?

S.A.- No somos filólogos, pero hay tengo mis dudas. A fin de cuentas el idioma es algo vivo. Tampoco lo hemos planteado desde la perspectiva del purismo del uso del español, sino de cómo se usa a través de métricas, del léxico… Insisto en que no soy filólogo, pero creo que tiene más que ver en cómo se usa y el esfuerzo que implica. Yo no sería capaz de hacer una rima de minuto y medio sobre una base musical.

 

S.P.- También hay una vertiente de pop/rock y ha habido y hay grandísimos letristas en español. En el curso, José Miguel Carbonell (JimmY Oklahoma) va a analizar el uso del español a través de los discos del grupo La Frontera. Es la otra visión, la de generaciones anteriores, que también creemos que merece la pena analizar.

S.- El curso ‘Identidad y Música’ también aborda el humor en la música…

S.P.- Creo que está minusvalorado y creo que merece la pena además de reírnos, escucharles. Vamos a comprobar que sus letras son divertidas, pero también presentan una enorme riqueza léxica. He estado con esos grupos y su discurso es muy distinto a lo que uno podría imaginarse. Existe mucha más profundidad de la que podría esperarse, son grupos que hacen reír, pero también mucho más. Un letra de humor requiere el mismo esfuerzo que una de Los Planetas.

 

S.A.- Existe cierto esnobismo respecto a estos grupos, se les tilda a veces de los gamberros y luego ves que grupos como Los Gandules, Los Babas, Antona, o Los Ganglios tienen más público que esa banda que tanto te gusta a cuyo concierto van tres y el de la guitarra.

 

S.P.- A veces hay más fondo en una canción de estos grupos que una canción que puedas escuchar en la radio.

 

S.- ¿No creéis que el humor está minusvalorado en todas las disciplinas artísticas?

S.P.- Sí, creo que el humor está minusvalorado en todas las artes.

 

S.A.- Si el humor está minusvalorado en cualquier ámbito de la cultura, en la música está en Tercera Regional. Creo que se valora mucho más el humor en la radio, en el cómic, en las revistas, en la literatura, que en la música. En la música se identifica con el gamberrismo.

 

S.P.- En la música es más exagerado.

 

S.- ¿Qué objetivos os habéis marcado con el curso?

S.P.- Queremos ser capaces de ofrecer un espacio que sirva de aprendizaje al tiempo que te puedas divertir, abriéndote a un estilo musical a mundos que quizá no son los tuyos habituales. Se trata de aprender y descubrir. Es una invitación a explorar.

 

S.A.- Queremos tener una visión amplia y global. Queremos ser un punto de encuentro e implicar a colaboradores, aficionados a la música, a la ciudad. Estamos contentos porque estamos consiguiendo algunos de los objetivos que nos hemos marcado. El proyecto es más global que la celebración del Curso de Verano. ‘Identidad y Música’ es algo continuo.



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar