1534

{ENTREVISTAS}

'Lo esencial en la fotografía es que provoque una reacción en el espectador'

Carmen Pascual es fotógrafa

Carmen Pascual es fotógrafa. Su estudio se localiza en Aguadulce (Almería). Asegura que su pasión por la fotografía nace del deseo de retratar a las personas, un arte que le resulta fascinante. Su trabajo fotográfico ha evolucionado desde el bodegón, tanto de alimentos como de objetos, "donde el uso del color y la composición eran herramientas transformadoras de conceptos e ideas", seguido de una fase de manipulación de la realidad, "basada en el mundo del escaparatismo y con el maniquí como sujeto principal de mis composiciones", para finalmente llegar al retrato como vehículo de expresión. "Una evolución -apunta- que ha respetado una línea intelectual natural entre esas fases diferenciadas, que han sido consecuencia cada una de la anterior". En su estudio realizá sus trabajos comerciales y personales; reportajes personalizados y también talleres de iluminación, edición y sesiones. Sus imágenes relacionan la fotografía con la pintura; evocan los primeros pasos de la fotografía cuando el retrato fotográfico mantenía una influencia directa con el género sobre lienzo. El retrato representa para Carmen libertad, no le interesa la gestualidad exagerada, sino la intensidad, la personalidad, las emociones e ideas./Javi Muro 

 

SPOONFUL.- ¿Qué es para ti la fotografía?

Para mí la fotografía es un medio de expresión que permite conocerme, saber cuáles son mis inquietudes y mi forma de ver el mundo. 

 

S.- ¿Por qué eres fotógrafa? ¿Siempre quisiste ser fotógrafa?

Desde pequeña siempre tuve claro que me apasionaba la fotografía. 

 

S.- ¿Cómo llegas a la fotografía?

La fotografía ha estado siempre muy presente en mi vida, aunque quizá en un principio de una manera inconsciente, haciendo fotos familiares, de viajes, celebraciones, sin ninguna pretensión artística. Posteriormente, en el año 2005, una vez finalizada la carrera de Derecho y unas oposiciones, comienzo a formarme estudiando en la escuela de artes de cinematografía de Almería, en la especialidad de Fotografía Digital, compaginándolo con la participación en talleres y cursos en diferentes ciudades y asistiendo también a los talleres que se impartían en el Centro Andaluz de Fotografía.

 

S.- ¿Cuál es el camino ideal para aprender fotografía… formación, cursos, talleres, ver y ver fotografías?

Por supuesto la buena formación es imprescindible, además de la curiosidad y las ganas de aprender. Sin embargo, creo que hay algo que tiene mucha importancia en la formación de un fotógrafo, la cultura visual. La técnica se pude adquirir yendo a cursos, talleres…, pero la cultura visual te lleva a perder el miedo ante lo desconocido, ayuda a la creación de nuevas ideas y eso sólo se consigue viendo mucha fotografía, pintura, leyendo o viajando entre otras cosas.

 

S.- ¿Qué es esencial para ti en una fotografía, la belleza, la estética, que cuente algo, el relato?

Lo esencial en una fotografía es que provoque una reacción en el espectador, que puede ser totalmente opuesta a la intención inicial del fotógrafo y que será única en cada persona. El resto de elementos como la belleza, la estética o el relato tienen que ir dirigidos a ese objetivo último, la fotografía no es sino un medio de expresión como tantos otros.

 

S.- Corrígeme si me equivoco, pero ahora tus trabajos fotográficos están más centrados en el retrato, pero tu interés fotográfico ha pasado por diferentes etapas, ¿no?

Mis primeros trabajos se centraron en composiciones de objetos domésticos y de la vida cotidiana. En una segunda etapa, empecé a sentirme atraída por los escaparates comerciales y los maniquíes. Curiosamente un escaparate es una composición  dirigida a vender una imagen de producto (normalmente de marca o estilo), que era básicamente lo mismo que yo intentaba antes aunque utilizando objetos o comida, por lo que considero que fue una evolución muy natural. Lo que intentaba en aquellas fotografías de escaparates reales, que encontraba de manera casual y me llamaban la atención, era utilizando el lenguaje fotográfico, desvincular la imagen de su parte comercial, dejando sólo la 'esencia artística', siempre desde una perspectiva muy personal. Otras veces utilizando los códigos del escaparatismo, creaba en estudio, mediante agrupaciones de elementos, composiciones que me resultaban atractivas. 


S.- ¿Y el retrato? ¿Qué te atrae del retrato?

En el retrato lo fundamental es la imagen del sujeto. Siento que en el arte del retrato, el hecho de fotografiar a personas te da mucha libertad y flexibilidad, porque puedes ser conceptual, puedes ser abstracta, puedes contar una historia y no estar limitada a una única idea. 

 

S.- ¿Qué es para ti el retrato fotográfico? ¿Qué debe tener un buen retrato?

El retrato es una descripción detallada de alguien.. o de algo, lo cual resulta algo fascinante. Además, el retrato fotográfico representa un desafío bastante complejo, debemos asumir una serie de iniciativas técnicas y artísticas de un marcado carácter simbólico y así recrear un ambiente concreto relacionado con esa persona, mostrar sus cualidades físicas o morales, o reflejar su personalidad a través de su expresión, de su mirada o de sus gestos.  

 

S.- Tus retratos revelan una gran capacidad narrativa, ¿los entiendes así, como relatos?

Normalmente detrás de cada fotografía hay un relato, pero no lo considero como algo cerrado, como te comentaba anteriormente, cada espectador verá algo diferente y eso es lo que importa, que haya una reacción por su parte, independientemente de que mi relato llegue como tal, pues muchas veces los retratos tienen altos contenidos simbólicos que quizá solo entiendan el retratado y el fotógrafo.

S.- Existe además en tu trabajo -corrígeme si me equivoco-, una pasión por el retrato de época, por decirlo de alguna manera, victoriano, con toques góticos a veces, años veinte, y de otros momentos recreados en tus fotografías, ¿no?

En mis fotografías hay una estrecha relación con la pintura, el retrato como disciplina pictórica es para mi una inspiración desde el Renacimiento hasta hoy día, aunque he de decir que la pintura barroca es mi favorita. Además considero muy interesante la fotografía que se realizó al principio, en el siglo. XIX, cuando todavía se experimentaba con diferentes técnicas y soluciones químicas, aquellos primeros retratos me parecen fascinantes. 

 

S.- … y son fotografías sugerentes, dotadas de una sensualidad comedida, con una gran expresividad artística…

Agradezco tu apreciación, no me interesa la gestualidad exagerada, creo que normalmente no es necesaria para conseguir que el personaje retratado nos transmita con intensidad su personalidad, emociones o ideas. 

 

S.- ¿Prefieres trabajar las fotos individualmente o por series?

Lo hago indistintamente, depende del encargo, de si es un proyecto personal, etc. No tengo una preferencia especial por trabajar una u otra modalidad.

 

S.- ¿Abordas de forma diferente tus trabajos personales de los que realizas para revistas en las que has publicado como PhotoVogue, Inspire Fine Art, This Magazine, Shoot Magazine o World of Photography, entre otras…?

No, en realidad todas esas fotografías salen de mis trabajos personales.

 

S.- ¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Estudias mucho las fotografías, la composición, les das muchas vueltas, antes de disparar?

Tengo en cuenta muchos aspectos a la hora de hacer una sesión fotográfica, desde su definición y planificación, pasando por la realización de bocetos y la propia toma, hasta la posproducción. Una vez que tengo ya la idea en mi cabeza me gusta planificar el trabajo de manera exhaustiva para que cuando llegue el momento de la sesión todo salga de manera fluida aunque eso no impide que cambie cosas sobre la marcha, pero siempre dentro de unos límites.

S.- ¿Recuerdas tu primera cámara?

Recuerdo perfectamente que fue mi padre el que me regaló una compacta de 35mm bastante original que todavía conservo. Y cuando empecé a tomármelo más en serio, me regaló la suya, una réflex analógica Nikon F-401X, con ésta cámara me inicié e hice mi primer curso de laboratorio, antes de pasar a la era digital. 

 

S.- ¿Y tú primera sesión fotográfica? ¿Cómo fue?

La primera que hice como profesional recuerdo que me puse muy nerviosa aunque lo tenía todo organizado. Fue para una chica, la primera con temática de época. 

 

S.- ¿Si pudieras quedarte a vivir en una fotografía en cuál sería?

En aquellas en las que he retratado a mis perras -seríe.

 



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar