2128

{ENTREVISTAS}

'Es difícil dar con una canción que te mueva por dentro, pero cuando la encuentras es algo único'

Javi Castro y Sergio Andrés cumplen cinco años compartiendo música desde 'Los Restos del Concierto'

Hace cinco años -semana arriba, semana abajo-, dos amigos que pasaban las horas escuchando música y hablando de música decidieron compartir los grupos, bandas y canciones que descubrían a través de un blog. Ese día, en el que Javi Castro escribió sobre Sidonie y Sergio Andrés subió su primer artículo analizando la deriva de Coldplay nació 'Los Restos del Concierto'. Un año después, aproximadamente, Javi y Sergio comenzaron a colaborar con SPOONFUL. Sus primeros artículos tuvieron como protagonistas a Josh Rouse y su disco 'The happiness walts'; a Lori Meyers e 'Impronta'; John Grant y 'Pale green ghosts', 'Cuando nos enamoramos de Natalie Portman' sobre la banda sonora de 'Beautiful girls' y 'The beast in Its tracks' de Josh Ritter. Precisamente, Sergio y Javi aluden a Ritter y a su música para definir la filosofía de 'Los Restos del Concierto'. Ambos resaltan el buen momento que vive la música en directo en Logroño, la ciudad en la que residen y defienden seguir comprando CDs aunque tenga que aguantar algunas burlas, para Javi y Sergio forma parte de cómo entienden su relación con la música. La crónica del concierto de Quique Gonzáles, la despedida de Sharon Jones, o la reseña de los discos de Jim James y Sara Watknis son algunos de los últimos artículos publicados en SPOONFUL, a través de 'Los Restos del Concierto'. Si vives la música no le pierdas la pista a Javi y Segio... porque 'Los Restos del Concierto' es mucho más que una sala vacía cuando la música a finalizado.../Javi Muro

 

SPOONFUL .- ¿Cómo surge la idea de poner en marcha Los Restos del Concierto?

Javi Castro.- Siempre estábamos hablando de música, de novedades, intercambiando discos, y un día a Sergio se le ocurrió que podíamos hacer un blog para compartir todo eso de lo que tanto hablábamos y que podía interesar a más gente.

 

Sergio Andrés.- Para los dos, la música es vital, y yo creo que si tienes unas inquietudes, pues al final siempre buscas la forma de darle un matiz creativo. En ese sentido, no somos músicos así que nos pusimos a escribir sobre música. Y no podemos olvidar aquí el agradecimiento a José Menéndez que nos ha ayudado con toda la parte técnica, sin él hubiese sido imposible Los Restos del Concierto.


S.- ¿Y por qué ‘Los Restos del Concierto?

Javi.- El nombre fue una idea que nos pareció bonita y que queríamos que evocara, más que al paisaje de una sala vacía después de un concierto, que también es sugerente, el estado mental en que quedas después de un buen concierto, o de escuchar un buen disco, el poso que la música te deja. 

 

Sergio.- El padre del nombre es Javi, fue una idea brillante desde el minuto uno, no barajamos ninguna opción más porque la idea, tal y como la ha expresado él, es ese poso, y en los conciertos sí que es cierto que el impacto puede ser muy intenso.


S.- ¿Recordáis cuál fue el primer disco o grupo del que escribisteis?

Javi.- Sí, el mío fue ‘El Fluído García’ de Sidonie, muy buen disco por cierto.

 

Sergio.- Yo comencé con un largo artículo sobre Coldplay, que en aquellos momentos entraban en una dinámica rara con aquel disco de 2011 Mylo Xyloto, se postulaban como los nuevos U2 y, en aquellos momentos, ya casi ‘adivinamos’ lo que ocurrió después, que Coldplay ya no volvieron a ser los mismos.


S.- ¿Ha cambiado mucho la música en estos cinco años?

Javi.- La música es una forma de expresión muy viva y constantemente nacen, mueren y resucitan propuestas y tendencias, al final creo que permanecen las más honestas, o al menos son las que nosotros tratamos de seguir. Los mayores cambios yo creo que se han producido en el negocio musical, aunque todavía son pocos para los que necesita la industria para adaptarse a los nuevos tiempos.

 

Sergio.-. Sí, estoy totalmente de acuerdo con Javi, las mayores transformaciones se dan en la industria y eso, obviamente, determina todo. Los cambios que han dado lugar a un nuevo modelo ya se habían producido antes. Creo que en estos cinco años hemos vivido una consolidación del mismo, con una gran fragmentación y una accesibilidad mayor, con una industria que navega en una especie de zozobra y para la que, en contra de lo que mucha gente dice, Internet no ha ofrecido una solución. Sí, como señala Esteban Hernández, con Internet se llega a todo pero cada vez menos gente puede vivir de la música, o lo hace precariamente.


S.- ¿Ha cambiado la forma en que accedéis a los discos de los que habláis?

Javi.- En ese sentido somos bastante clásicos y somos fieles al medio que nos ha proporcionado la mayor parte de nuestra educación musical que es el CD. Aunque me da la impresión de que en poco tiempo habrá que actualizarse…

 

Sergio.- Sí, somos fetichistas del CD (je je je), es un hecho, en ese sentido somos ‘políticamente incorrectos’, no somos del vinilo, yo nunca tuve un tocadiscos de hecho. El cambio en el acceso en estos años tiene un nombre que es Amazon, hay que decirlo todo. Antes íbamos a las tiendas, o cuando te tocaba ir a Barcelona, Madrid, Bilbao, etc., asaltabas la tienda de turno o la FNAC. Son los signos de los tiempos, pero siempre hemos defendido el modelo anterior, nos gustaba ir a las tiendas y nos sigue gustando pero es una experiencia que vives unas poquísimas veces al año. Y, lo que comentábamos, con Internet también se conoce más bandas y artistas, así que hay más opciones y hay meses durísimos en ese sentido.

S.- ¿Y vuestros gustos musicales han cambiado?

Javi.- En mi caso no demasiado, digamos que sigo a los músicos que me han dado satisfacciones en el pasado y trato de identificar nuevos que podrían dármelas en el futuro, aunque no siempre se acierta. El blog se ocupa sobre todo del rock y pop independientes (aunque esta etiqueta cada vez tenga menos sentido porque hay grandes músicos en todo tipo de sellos), pero también hemos tratado discos y temas muy variados como el hip-hop o la música neoclásica, aunque en menor medida.

 

Sergio.- Totalmente de acuerdo, estamos abiertos a todos los estilos pero somos muy fieles a lo que comentaba Javi, en todo caso insistir en que conocemos muchos más artistas y bandas que a los que podríamos llegar gracias a Internet y a que disponemos de mucha más información en medios, otros blogs, etc.

 

S.- ¿Ha habido grupos o solistas que durante estos años han pasado de no convenceros a darles una oportunidad o incluso más que eso?

Javi.- Un grupo al que no seguía con demasiado interés y que los últimos años me ha conquistado es Wilco. Ahora me gusta todo lo que hacen, y cuanto más antiguo mejor.

 

Sergio.- ¡Costó que entrase en Wilco! (risas). Los dos funcionamos como prescriptores el uno de otro. En mi caso, no recuerdo ningún nombre.


S.- ¿Y viceversa, hay grupos que han dejado de gustaros?

Javi.- Los tres primeros discos de Lori Meyers me parecieron fantásticos, pero la dirección que han tomado en los dos últimos no me ha gustado nada, puede ser cuestión de gustos.

 

Sergio.- Yo también pienso en Lori Meyers. Luego está el caso de U2…creo que han agotado sus oportunidades. Y me pasa, admirándolo muchísimo que conste, con Springsteen y esa deriva de materiales que saca que no aportan nada. Recuerdo más casos de gente que parecía que iban a ser más de lo que fueron, por ejemplo Mumford & Sons.


S.- ¿Os atrevéis con el podio de los mejores discos que habéis escuchado en estos años?

Javi.- Es muy difícil porque hay muchos, pero sin duda que estarían ‘Wasting Light’ de Foo Fighters,  ‘El Camino’ de The Black Keys, ‘Formas de matar el tiempo’ de Lapido, ‘The Beast In Its Tracks’ de Josh Ritter, ‘Circuital’ de My Morning Jacket o ‘Love & Hate’ de Michael Kiwanuka.

 

Sergio.- ¡No nos hagas esto! (risas). Ostras, es que es casi imposible, tendría que decir una docena…déjame pensar. Me sumo a los de Javi, por supuesto. Creo que el de Josh Ritter resume muy bien lo que son estos cinco años de Los Restos del Concierto e incluso lo que representa el blog. En cuanto a otros discos…tendría que señalar ‘Delantera Mítica’ de Quique González (y también ‘Me matas si me necesitas’), ‘La noche eterna. Los días no vividos’ de Love of Lesbian y ‘AM’ de Artic Monkeys, que es una de las bandas que más me gustan.
S.- ¿Os llaman locos, o algo peor, por seguir comprando música?

Javi.- Pues sí, la verdad es que hay mucha gente que no entiende que paguemos por algo que puedes conseguir gratis en internet, pero para nosotros tiene un gran valor pagar por la música, en primer lugar porque es una forma de sostener mínimamente el negocio musical y de ser justos con los artistas, y también porque, aunque luego escuchemos la música en diferentes formatos, nos gusta disponer de la música en formato físico, en tus estanterías y en tus manos, aunque eso ya sean motivos menos racionales.

 

Sergio.- Nos llaman de todo…y te lo dicen a la cara. Es para ponerse serios, no sé, yo no me cuestionaría lo que hace cada uno ni le diría a nadie lo que te pueden decir por comprar música. Pero es un debate imposible, hay una visión social muy extendida acerca del acceso a la música que se basa en esa gratuidad.


S.- ¿Vive Logroño un buen momento en cuanto a la música, especialmente en cuento a locales que programan música en directo?

Javi.- Yo es el mejor que recuerdo en muchos años, hay más actividad que nunca y la oferta es enorme, variada y de calidad. Hay conciertos pequeños, mayores y festivales, la verdad es que no nos podemos quejar.
S.- ¿Qué importancia tiene propuestas como la Guerra de Bandas de Actual o el concurso de maquetas de la UR?

Sergio.- Están muy bien, y no olvidemos también el Parrilla Rock, es una oportunidad para bandas jóvenes que están haciendo cosas muy interesantes. Pero también volvemos a lo de antes, ahora es más difícil abrirse camino. Tienes gente fascinante como Conn Bux & The Deltic Underscore, músicos curtidos y veteranos con un disco recientemente publicado impresionante; tienes gente joven con una inquietud fantástica y talento como Tempo Phobia y Fake Teddy, con trabajos muy interesantes; y me olvido de muchos y muchas, pero ¿cómo das el salto? Por eso esos escaparates son positivos y necesarios.


S.- ¿Debería estudiarse la música popular del siglo XX (y XXI) en el sistema educativo español?

Sergio.- Sí, es importante porque forma parte de la cultura musical al mismo nivel que la Literatura, el Arte, etc., pero siempre es considerado algo menor. El Rock & Roll y la música popular tenían ese punto contestario, de reventar el sistema, que luego fue domesticado. La música popular es un indicador sociológico de primer nivel, nos dice mucho de nuestras sociedades. Tenemos a un Dylan, a The Beatles y a los Stones, a Elvis, a la Motown, al Punk y al Grunge, al renacer de los sonidos de raíces norteamericanas, al feminismo de Beyoncé…En España se ha hablado mucho de la movida madrileña, pero está el llamado Rock urbano, el denominado Rock Radikal Vasco, todo lo que ha ocurrido en torno a sonidos como el flamenco, la rumba, etc…y también otros fenómenos como Operación Triunfo y compañía…y todo eso no deja de ser algo que no es ajeno a la sociedad que los produce o que los adopta.


S.- ¿Por qué… qué os ha enseñado la música a vosotros?

Javi.- Más que enseñar lo que hace la música es aportar, y sin duda que es una forma de expresión, pura y sincera, que te regala sensaciones que no podrías conseguir por ningún otro medio. A veces es difícil dar con una canción que te mueva por dentro, pero cuando la encuentras es algo único.


Sergio.- Para mí la música es todo. No entiendo la vida sin música. Creo que Fernando Navarro lo expresaba muy bien en su novela ‘Martha’. Ese refugio, ese lugar al que siempre quieres volver, esas canciones que te dan seguridad. Y la música es amistad, crea un vínculo comunitario de primer nivel. Algunos de mis mejores amigos son gente que tiene una vinculación con la música, nuestro caso es un ejemplo clarísimo. Encontrarte con gente que sabes que te entiende, que estás usando no sólo un lenguaje común sino un sentimiento. Sergio Pérez de Heredia, otro gran amigo nuestro, habla del concepto de ‘envenenamiento’ al referirse a cómo se inserta la música en ti, y estoy de acuerdo con él. Y también la música enseña honestidad y una pasión, la impostura se detecta pronto y, cuando un músico o un artista es auténtico, lo transmite.



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar