1139

{ENTREVISTAS}

'En el 'Romancero Gitano' está todo, lo misterioso, lo divertido, lo sexual, lo cínico y violento, pero también lo poético'

Nuria Espert regresa a la palabra de Federico García Lorca bajo la dirección de Lluis Pasqual

Nuria Espert se sumerge en el ‘Romancero Gitano’ de Federico García Lorca. Más bien se zambuye y bucea en el interior de unos poemas en los que, tal y como describe, “está todo”. Es la versión dirigida por Lluis Pasqual. La actriz es el poeta, lo asume, acepta el reto de latir sobre el escenario los mundos de Federico, el misterioso, el divertido, el cínico y el violento, el enamorado, el sexual y el poético. “Yo no he venido aquí a entreteneros, he venido a luchar cuerpo a cuerpo porque voy a recitar mis poesías, que son carne mía, alegría mía, sentimiento mío”. Palabra de García Lorca, pero bien pudiera ser palabra de Nuria Espert. La actriz respira por el poeta./Javi Muro

 

SPOONFUL.- ¿Qué vamos a ver sobre el escenario del teatro Bretón?

Un espectáculo formado por los poemas del ‘Romancero Gitano’, formado por los comentarios que Federico realizada de cada uno de sus poemas cuando los leía a sus amigos. También cosas personales mías sobre mi acercamiento al ‘Romancero Gitano’; cosas de mi infancia u cosas ya de adulta. Igualmente, pensamientos de Federico que no están ligados directamente al Romancero Gitano. Además, un poema de los Sonetos del Amor Oscuro y otro de ‘Grito hacia Roma’. Es decir, varios ‘Federicos’, el luchador, el sexual, el divertido, el misterioso… todos los ‘Federicos’ están en la obra.

 

S.- Como comentas, es la voz de García Lorca, pero es también la voz de Nuria Espert, ¿no?

Sí. Lluis Pasqual ha convertido la obra en algo tan personal, tan íntimo que surge tremendamente interesante. El hilo que lo mueve todo es Federico y, sobre todo, el Federico desde dentro, esa persona a la que le gustaba tanto el teatro, le gustaba dirigirlo e interpretarlo porque como decía él: en el teatro todo se comparte y uno nunca se siente sólo. Es lo contrario de la poesía que surge, para poder desplegar sus alas, de la más absoluta y pulsante soledad.

 

S.- ¿Cómo surge la idea de poner en escena este montaje del ‘Romancero Gitano’?

Comienza a gestarse como consecuencia de que me conceden un premio en Sanpetersburgo; tenía que asistir y debía recitar algo. Pensé en el ‘Romancero Gitano’ y en Federico García Lorca para un auditorio internacional. Pensé que era una auténtica belleza para utilizarlo separadamente.

 

S.- La relación con García Lorca se prolonga a lo largo de toda su carrera, ¿No? Podemos hablar incluso de una relación de complicidad con los poemas y el teatro de Federico.

Sí, eso espero. La complicidad por mi parte es total, le amo, le conozco bien, le utilizo en el mejor sentido de la palabra. Cuando aún no había dirigido nunca, el primer montaje teatral que dirigí fue ‘La casa de Bernarda Alba’, en Londres y con actrices inglesas. Tuve la sensación de abrir una puerta enorme, además de todas las puertas que ya había abierto con ‘Yerma’ y ‘Doña Rosita la soltera’, que son las puertas internacionales de todos los festivales. Estuvimos por toda Europa y Asia, en Irán, en Egipto… eso que se llama el mundo entero, que no es el mundo entero, claro.

 

S.- ¿Noventa años después de haber sido escrito, el ‘Romancero Gitano’ mantiene la misma fuerza? ¿Es actual?

Es tan variado, es tan fecundo, tan misterioso, tan divertido, tan rabioso, que nos aporta todo tipo de reacciones. Al escuchar los poemas, seguro que todos los espectadores dirán, en algún momento, ése es para mí. En el ‘Romancero Gitano’ está la vida, la muerte, la pasión, incluso la violencia.

 

S.- ¿Cómo es la puesta en escena?

La puesta en escena es muy sencilla, pero de una gran belleza. La luz es hermosísima, contamos con uno de los mejores iluminadores de Europa, y el sonido es perfecto. Creo que la puesta en escena de éste ‘Romancero Gitano’ es una pequeña joya.

 

S.- … y sobre el escenario, sola, actuando, recitando… ¿Cómo se logra crear intimidad con el público?

Cuando interpretaba ‘La Violación de Lucrecia’, Shakespeare, estaba yo sola en el escenario y era una narración con muchos personajes. Aquello se convirtió en un espectáculo de lo mejor que he hecho en mi vida. Vargas Llosa dijo, cuando lo vio, “tú estás sola en el escenario, pero yo lo he visto lleno de gente”. Ese milagro espero que se repita también con el ‘Romancero Gitano’, en el teatro Bretón.

 

S.- Del ‘Romancero Gitano’ siempre se dice que está cargado de simbolismo… ¿A dónde te gustaría que trasladara esos simbolismos a los espectadores?

Es un mundo muy variado. Es un mundo misterioso, pero también divertido. Es un mundo cínico, agresivo y violento, pero también poético. Es un mundo enamorado y sexual. Está todo ahí; en el ‘Romancero Gitano’ está todo.

 

S.- … y, por cierto, ¿qué es para ti el teatro?

El teatro ha sido el centro de mi vida. El teatro y mi minúscula familia, que se componía de cinco miembros y ahora se compone de tres. Eso ha sido todo.

 

El silencio sin estrellas/huyendo del sonsonete/cae donde el mar bate y canta/su noche llena de peces”.

 

* Teatro Bretón. Logroño. Viernes y sábado, 15 y 16 de febrero.

 



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar