1324

{ENTREVISTAS}

'El proceso creativo es mi amigo, nunca me traiciona'

Silvia Munt dirige la obra de teatro 'El Precio', escrita por Arthur Miller

“Me pasaron el texto de El Precio. Unas compañeras traductoras me suelen pasar textos por si alguno me interesa dirigirlo. Me pasaron este ‘Miller’. Recuerdo que tenía un viaje y que me dije: ‘me lo llevo para terminar de leerlo. Además, en los aviones es donde mejor se trabaja porque nadie te molesta. Me quedé maravillada, me quedé prendada de la obra que había escrito Arthur Miller, por la madurez y la maestría que muestra en el relato y por todos lo palos que toca en esta obra. Así que comencé a perseguir al productor para ponerla en escena”. Silvia Munt es la directora de la versión de El Precio que acoge ahora el escenario del teatro Bretón de Logroño. 

 

Interpretada por Gonzalo Castro, Tristan Ulloa, Elisabet Gelabert y Eduardo Blanco, El Precio cuenta como dos hermanos se reencuentras en el desván de la casa familiar después de 16 años sin hablarse. En breve la casa debe de ser demolida y, junto con el tasador, deben decidir el precio de los muebles familiares. La casa guarda también recuerdos y fantasmas del pasado que sitúan a los protagonistas en la tesitura de replantearse cómo hubieran podido ser sus vidas si en cierto momento hubieran tomado otras decisiones. Una historia que Miller situó en postrimerías del Crack del 29, pero que como apunta, Silvia Munt, bien podría tratarse de ayer mismo.

 

La obra de Miller -describe la actriz y directora- habla de lo más íntimo que nos atañe como personas. Es cierto que se sitúa en el entorno del Crack del 29 y que la historia es consecuencia de la crisis y de lo devastadoras que resultan para las familias y para la sociedad; lo hemos comprobado aquí hace muy poco. Aún estamos padeciendo las consecuencias. ‘El Precio’ se adentra, sobre todo, en cómo somos, de cómo la familia nos marca, de cómo queremos creer en lo que hacemos y a veces no podemos hacer otra cosa; en cómo nos determina lo que los padres querían que fuésemos y lo que finalmente somos, hasta qué punto nos doblega esa cosa tan indispensable y tan inquebrantable que es la familia. ‘El Precio’ habla de muchísimas cosas y creo que todo el mundo que se sienta en la platea a ver esta obra se siente identificado, se siente tocado”.

 

El relato de Arthur Miller sitúa a los personajes después de la tormenta. ¿Qué sucede cuando parece que la catástrofe financiera a escampado y se comprueba que, quizá, los daños son más que económicos y que tal vez vinieran de mucho más tiempo a tras?  “Tenía la convicción -resalta la directora- de que no era preciso actualizar la historia que escribe Miller a los tiempos actuales. De alguna manera me parecía una obviedad porque, aunque esté ubicada en la época del Crack del 29, la gente es suficientemente inteligente para saber que ahora suceden las mismas cosas, aunque estemos en 2018 y vayamos vestidos de diferente forma. Es más, ‘El Precio’ hoy en día muestra, de alguna manera, que el ser humano no aprende nada y repite los mismos errores. Somos imperfectos por naturaleza. Hacemos lo que podemos. Creo que era más valiente mantener la obra en su época y que fuera el espectador el que hiciera su propio viaje”.

 

Y sí, las épocas de crisis, los tiempos post crisis, impulsan a las personas al examen, a la reflexión. “En ese sentido, -señala Munt- todos nos planteamos que hubiera sido de mi vida si hubiera realizado lo que quería hacer, si hubiera continuado mi carrera o me hubiera ido de casa cuando tenía que forjarme mi futuro. Evidentemente, miras atrás y miras los motivos. En la obra está muy bien reflejado que los motivos, y muchas veces es verdad, son por generosidad o por cobardía. Lo que sucede es que unos y otros siempre buscamos escusas externas… el padre, la madre, la sociedad… Todo nos ayuda a poder exculparnos un poco de nuestras propias cadencias”. 

Víctor y Walter, los personajes protagonistas de ‘El Precio’ se refugian en esas dos maneras de entender la vida que menciona Silvia Munt. “Uno es más generoso desde unas expectativas de vida más emocionales y otro, que tiene muy claro que va a prescindir de los emocional y va a triunfar. Va a realizar lo que de pequeño te enseñan, a triunfar, a competir… No son sólo el reflejo de dos hermanos, sino de dos formas de entender la vida”. Un debate que abrió Arthur Miller décadas atrás pero que hoy, en pleno siglo XXI, es un gran tema de debate. “¿Hasta que punto la competitividad y el perseguir el triunfo nos hace felices? ¿Hasta qué punto olvidar algo que muchas veces se mira de forma displicente, como es el amor o el enganche emocional, que es lo que nos permite vivir, no es imprescindible para no ser tan desgraciados? Miller los sitúa en esa tesitura. Víctor, por ejemplo, no puede soportar la idea del padre como alguien en quién no cree, no puede tener un concepto negativo y prefiere tener una imagen más positiva, prefiere creer en el padre que destruirlo, al revés que el otro hermano, que tan sólo le preocupa el triunfo en la vida. ¿Hasta qué punto tiene razón? Bueno…. Cada persona tendrá una opinión. Miller, como escritor inteligente, lo que hace muy bien es ponerlos en debate. Es cierto que habitualmente nos enseñan qué si no triunfas, sino compites, si no eres alguien, has fracasado. Pero muchas veces te das cuenta qué ese éxito, ese triunfo, esa competitividad lejos de darte la felicidad, te da una soledad tremenda. Por otro lado, la factura del que se queda tampoco es fácil, también implica renuncias. De eso habla la obra”. 

 

Munt recuerda que “como casi nunca no existe una solución ideal, pero la obra de Miller si que abre muchas compuertas que te permiten escucharte y comprobar que no es cierto lo que te dicen, que no es cierto que si no triunfas no eres feliz. Muchas veces es al contrario”.

 

Silvia Munt es actriz de cine y de teatro -Goya a la Mejor Actriz por ‘Alas de Mariposa’- y directora de cine, documentales -Goya por el cortometraje documental ‘Lalía’- y teatro. Creadora inquieta necesita cambiar el punto de vista del proceso creativo, pasando de un lugar a otro, sobre el escenario o frente al escenario, delante o detrás de la cámara. ¿Un proceso vital, una evolución creativa, el afán por experimentar y nunca aburrirse? “El proceso creativo es lo que me alimenta en todos los sentidos, económica y, sobre todo, íntimamente. El proceso creativo es algo que me da vida, es mi amigo, es con quien siempre estoy. El proceso creativo es lo que te permite plantearte las cosas, pensar, reflexionar sobre la vida, sobre cómo somos, sobre qué está pasando, sobre qué quiero y cómo hacerlo, cómo sentirme útil, cómo genero algo que sea útil para las personas que vienen a ver un espectáculo. El proceso creativo es mi amigo que nunca me traiciona, siempre está conmigo. Me genera constantemente un pálpito que me hace sentir viva, me hace sentir que reflejo lo que me está pasando, por eso decidí llegado un momento dedicarme más a escribir y dirigir, porque podía así tratar los temas que me resultaban vulnerables, que me tocaban y eso me hace crecer”.

El proceso de creación es, en primer lugar, un proceso de introspección -describe MUnt- y después tiene que ver con pulsar tu mentalidad, tu intuición, tu talento, si es lo que tienes, para crear una criatura que pueda comunicar cosas a los demás. Es algo que me resulta imprescindible para pasar por la vida. Espero que quienes vean mis películas, mis documentales, mis obras de teatro, les puedan resultar útiles. No sólo como ejercicio de exhibición, sino como vehículo de comunicación”.

 

Es el camino creativo que Silvia Munt quiere seguir. “Así es. Básicamente, si de algo me sirve cumplir años, es para apartar las cosas que no quieres hacer y decidir estar en el sitio que realmente quieres estar. Ha sido una evolución pasar de ser actriz, a comprobar que lo que me gustaba, lo que me hacía más feliz, más viva, más libre, era tener mis propios proyectos, escribirlos y dirigirlos”.

 

En ‘El Precio’, Miller trepana escena a escena el comportamiento humano, lo hace con delicadeza, creando un espejo en el que las personas se ven reflejadas. ¿Eres capaz de digerir lo que ves? En ‘El Precio’ Miller dinamita el equilibrio en el que los seres humanos estamos instalados./Javi Muro

 

 



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar