482

{ACTUALIDAD}

Molinos de viento, trujales y huevos camperos, descubrir el Valle de Ocón

El molino resalta sobre la colina y ejerce de referencia cardinal del Valle de Ocón. La reconstrucción del antiguo molino de viento harinero -su estructura fue hallada durante unas catas arqueológicas- permite ahora imaginar el paisaje de la zona entre los siglos XII y XIV, cuando proliferaban estas infraestructuras. A tan sólo unos kilómetros y rodeado de olivos, el Trujal recuerda cómo los trujaleros cerraron la almazara décadas atras y como el tiempo la mantuvo congelada hasta que reabrió sus puertas, convertida ya en Museo del Aceite, en 2013. Sin abandonar el valle, la Granja Huevocón muestra a quien se acerca hasta sus instalaciones la diferencia entre un huevo campero y uno que no lo es. Es el Valle de Ocón y como apuntó el director general de Cultura y Turismo, Eduardo Rodríguez Osés, "la promoción turística de esta zona de La Rioja era una asignatura pendiente". Ahora, La Rioja Turismo en colaboración con el Ayuntamiento de Ocón ha comenzado a saldar la deuda. Así, los cuatro sábados del mes de abril se desarrollará una nueva inciativa que tiene como objetivo difundir el patrimonio rural, la sostenibilidad y la variedad gastronómica del Valle. Será a través del 'Oconbú', una ruta que permitirá al turista disfrutar de los encantos del Valle de Ocón en primavera y adentrarse en una experiencia rural única, ya que visitará el trujal museo, la granja de huevos camperos y el molino de viento, además de disfrutar de una almuerzo en el Restaurante La Alameda Pipaona.

 

La primera parada del recorrido será el Trujal-Museo, donde se producía el preciado aceite de oliva del Valle de Ocón. La ruta proseguirá con la visita a una granja de huevos camperos, con gallinas y ocas en libertad y finalizará en el famoso Molino de Viento, donde el cereal se transformaba en harina, con la que se sigue elaborando el rico pan de pueblo. Con el aceite, los huevos y el pan, el viaje acabará con el almuerzo campero, donde los huevos camperos acompañados de buen vino y buenos embutidos. Durante la ruta una guía oficial de La Rioja acompañará a los viajeros ofreciendo explicaciones de todos y cada uno de los recursos turísticos visitados.

En un entorno rodeado de olivos, alguno con más de mil años de edad, durante buena parte del siglo XX eran habituales los trujales o almazaras, que transformaban las olivas en el preciado aceite riojano, un aceite que hoy es muy valorado, dentro y fuera de la región. En Ocón, los trujaleros calusuraron tiempo atrás la almazara, que a pesar del paso del tiempo resistió intacta durante décadas, hasta que sus puertas volvieron a abrirse en el año 2013, transformada en museo y testigo de la cultura riojana y especialmente del mundo rural, mostrando al visitante una maquinaria y unos usos que marcaron el carácter de esta región. El trujal conserva todos los elementos originales: tolva, rodillos, batidora, prensa, estufas, depósitos, capachas, incluso las camas donde dormían los trujaleros, las ollas donde comían y los fogones donde se calentaban, pero además incorpora nuevos elementos que facilitan la visita y la interpretación de uno de los elementos más preciados de nuestro patrimonio gastronómico.

 

El Molino de Ocón es una reconstrucción de un antiguo molino de viento harineo del siglo XIV hallado durante unas excavaciones. La historia señala que en La Rioja proliferaron los molinos de viento durante los siglos XII al XIV, hasta que fueron sustituidos por los molinos de agua, y ya recientemente por las industrias modernas. Persiste son embargo la actividad agrícola en un valle privilegiado, donde el cereal, y principalmente el trigo, siguen cultivándose a los pies del antiguo molino, y por gran parte del territorio de Ocón. El Molino de Viento de Ocón es el único ejemplo que se puede encontrar en La Rioja. Se han conservado los restos originales y junto a ellos se ha levantado una réplica visitable que muestra el proceso de molienda tradicional. El molino era una torre circular, con muros de cantos rodados y mortero de cal, que adquirían un espesor de 1,2 m. La fecha de su construcción y funcionamiento no se conoce, pero podría datarse entre los siglos XV y XVI, hasta el siglo XVIII. Su abandono seguramente fue debido a la construcción de molinos hidráulicos mucho más eficientes que el molino eólico. La reproducción del molino tiene una altura de 8 metros y un diámetro exterior en la base de 6 metros. El espacio interior se divide en tres plantas (planta baja silo, primera planta camareta y tercera planta moledero, con las piedras y mecanismos de molienda). La cubierta tiene 3 metros de altura, realizada en madera y  de estructura móvil para permitir orientar las aspas del molino hacia la dirección donde soplaba el viento.

En la granja Huevocón, por su parte, el visitante podrá descubrir en primera persona todo el proceso de un huevo campero y comprobará de primera mano qué diferencia a un huevo campero de otro que no lo es; comenzando por el crecimiento de las gallinas en libertad y basado en una alimentación sana y equilibrada. Los huevos camperos se diferencian de los convencionales, en que las gallinas viven en libertad, pueden corretear a sus anchas y disfrutan del aire y del sol, beben y comen cuando ellas quieren, sus ciclos de puesta son naturales, no están forzados y confiere al huevo un sabor especial. La complejidad de la composición del huevo y las características son muy diferentes de las partes que lo componen (yema y clara), y por lo tanto, ofrecen múltiples posibilidades de utilización en la cocina. De esta manera, el huevo tiene mayor capacidad espumante, emulsionante, espesante, aglutinante y colorante, entre otras.

 

Rodríguez Osés situó el Oconbús dentro de las nuevas iniciativas puestas en marcha por La Rioja Turismo dentro dnueva propuesta se enmarca además dentro de las iniciativas Experiencias de La Rioja Turismo que incluye por ejemplo el Celtibús y Dinobús (Barranco Perdido), o  rutas históricas como la de Carlos V o Sagasta, o las rutas culturales como la del Jacobús. "Con estas experiencias buscamos dinamizar recursos turísticos, culturales, paisajísticos de nuestra Comunidad y crear una huella digital, inspirando rutas y recorridos tanto al potencial turista como a los propios agentes del sector".

 

El Oconbús se desarrollará durante todos los sábados del mes de abril, de 10:30h a 18:00h, con salida desde la Oficina de Turismo del Gobierno de La Rioja (Escuelas Trevijano C/ Portales 50, Logroño). Cada día se habilitan un total de 25 plazas. Las personas interesadas podrán inscribirse en la propia Oficina de Turismo de La Rioja o a través del portal http://www.experiencias.lariojaturismo.com. El coste de la actividad es de 20 euros por persona. La ruta incluye la visita al Trujar - Museo del Aceite, continúa en la Granja 'Huevocón', hace parada en el Molino de Viento y finaliza con un almuerzo 'campero' en la Alameda de Pipaona. Todos los asistentes recibirán media docena de huevos de Ocón para que los puedan cocinar a su gusto. Junto al director general de Turismo presentaron la nueva actividad el alcalde de Ocón, Ernesto Viguera, y la guía turística, Blanca Álamos./J.M.

 

El itinerario seguirá el siguiente recorrido:

10.30- Salida desde Logroño

11.00- Visita Trujal Museo

12.00- Visita Gallinas Camperas

13.00- Visita Molino de Viento

14.00-Almuerzo en Restaurante La Alameda de Pipaona

Llegada a Logroño alrededor de las 18.00h

 

 

 

 

 

Suscripción a la Newsletter Enviar