7737

{TURISMO / VIAJES}

Mil formas de viajar

Hay tantos viajes como personas y detrás de cada viaje hay mil formas de realizarlo. De muchas de ellas he aprendido y he podido ampliar mis conocimientos del ser humano -sólo hay que andar con los ojos abiertos y mantener limpias y en buen estado las gafas con las que miramos. No es fácil esta tarea, pueden ser muchos los miedos propios con los que hay que enfrentarse en un largo viaje, y tener la energía suficiente para destinarla a algo más que para convivir con tus pequeñas o grandes miserias supone un esfuerzo y un trabajo diario considerable.


Nada más empezar a andar el camino, no siempre te atreves a mirar a la cara a los que se cruzan en él, hay de todo por el mundo, pero si tienes la suerte de iniciarlo con buen pie, día a día te fortaleces. Y, ¿qué es lo que necesitas para ello? confianza para perder el miedo, estar cuidado para sentirte bien, plantearte retos de superación para verte capaz, diversión o atrevimiento para llenar tu maleta de experiencias, esfuerzo para mantener todo esto, y por supuesto, motivación o amor, que es el motor de nuestros proyectos... No debe ser una huida hacia ningún sitio, cualquier cosa de la que huyas irá contigo hasta el fin del mundo y más allá a pesar de verte rodeado de color, calor, paisajes y gentes; son muchos los fantasmas y las soledades con las que tienes que vivir a diario y que sin querer te llevas contigo debido a nuestra condición humana, educación y modo de gestionar los obstáculos.


Muchos de vosotros diréis que lo que se necesita es una buena cartera… bien, no voy a negar que un presupuesto inicial ayuda y que es un riesgo que hay que correr el invertir tus pocos ahorros en este proyecto en vez de en una casa amplia y una vida más confortable; pero una vez que te pones en marcha descubres que vivir al día sin un futuro que no existe porque está por escribir, no porque no lo puedas tener es un buen plan y desde luego una de las claves de lo que necesitas para un viaje así.


Y surgen tantas formas de viajar como motivaciones… Hay personas que viajan para aprender y profundizar en sus conocimientos en vivo y en directo, en busca de la perfección.


Otros para conocer gente interesante, que sin duda es fácil de encontrar entre viajeros y lugares que conservan el realismo mágico y la diversidad cultural.


Algunos porque necesitan conocer muchos países para saber de todo de manera eficaz y eficiente, información útil que llaman.


Los hay que inician un viaje para sentirse alguien especial, diferente al resto porque ven el mundo en términos de comparación o porque están sumidos en una cierta tristeza vital.


O los que se plantean su viaje en solitario y gastando lo menos posible porque saben sobrevivir con muy poco.


Más de los que creemos, viajan en busca del amor por lealtad, dejando atrás sus vidas para apostar por alguien de otro continente que conocieron en sus países de origen o en un viaje cualquiera.


Muchos, por supuesto, viajan por pura diversión y placer tras el deseo de escapar de las responsabilidades que limitan su libertad y olvidarse del estrés.


Otros,porque desean ampliar sus negocios como muestra de poder, o en busca de un trabajo que no llega, pura necesidad.

 

 

Y por último, los hay en continua búsqueda, quizá como yo, para hacer realidad un sueño y aprender de ello.


Nuestras mochilas tienen que ser livianas para poder llenarlas de todo lo que hemos ido a buscar, y nuestros ojos y corazones repletos de ese amor tan necesario para poder llevar a cabo las elecciones más sanas para nosotros y los demás. Para el que aprende por perfección, diversión; para el que conoce gente, generosidad sin esperar nada a cambio; para una buena información útil, la duda que plantea nuevos caminos; para el que busca el sentido de su vida a través de lo que es diferente, dominio de sí mismo siguiendo sus valores quizás perdidos u olvidados; para el solitario, buscar el modo de expresar sus emociones y darse algún gustazo de vez en cuando; para el leal, paciencia y tranquilidad porque si sigue el camino del corazón, el amor siempre llega; para el disfrutón, observación; para el emprendedor, recuperar la inocencia y aprovechar su liderazgo natural en ayudar a los demás; para el necesitado de trabajo, generosidad consigo mismo. Y para los soñadores… un buen plan de acción y ¡llevarlo a cabo!


Nada de esto es fácil, nadie ha dicho que lo fuera, todos tenemos miedos y anhelos, lloramos y reímos casi por lo mismo y buscamos eso que llaman felicidad, pero… ¿sabéis qué es lo que cada una de estas mil formas tiene en común? Todas tienen un objetivo: ¡VIAJAR! Abrir nuestra mente y nuestro corazón hacia lo que queremos para nosotros, hacia un mundo por descubrir o un camino por el que nunca hemos transitado, no esperar que otros nos hagan sentir vivos en tiempos de desesperanza, creer en lo que somos y en lo que seremos después de la maravillosa experiencia de un buen viaje.


La vida es lo que hacemos de ella. Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos.” (Fernando Pessoa)/Pilar Martínez


*Fotografía: José Luis Azcona.

Suscripción a la Newsletter Enviar