1351

{TURISMO / TURISMO}

Túnez, seis museos y 3.000 años de Historia

Dicen que Túnez refleja 3.000 años de historia entre sus yacimientos arqueológicos y monumentos, claros testigos de la huella que han dejado las grandes civilizaciones del Mediterráneo que habitaron en el territorio. Además, los museos constituyen el lugar ideal para recoger el legado cultural e histórico de un país. En Túnez podemos encontrar diversas galerías a lo largo de su geografía. Entre ellas, abundan las de carácter arqueológico y artístico que exponen la riqueza del extenso patrimonio del país como, por ejemplo, el Museo Nacional del Bardo, el Museo Nacional de Cartago, Museo del Patrimonio Tradicional de Djerba, Museo Arqueológico de Chemtou, Museo Arqueológico de Sousse o el Museo de Mahdia, entre otros.


1. Museo Nacional del Bardo

 
Abierto desde finales del siglo XIX, el Museo del Bardo es una de las visitas indispensables de Túnez. El edificio se presenta como un monumento histórico en sí mismo y presume de ser uno de los museos más hermosos del mundo por su impresionante colección de joyas púnicas y la gran variedad de mosaicos romanos que reúne, entre los que destaca especialmente el único retrato conocido del poeta romano Virgilio.

 

Durante su recorrido se puede contemplar el área dedicada a los 'Tesoros del Mediterráneo', donde se muestra el cargamento de un navío romano que naufragó en costas africanas, próximo a la localidad tunecina de Mahdia. Entre los objetos hallados en las excavaciones subacuáticas se encuentran varias piezas de bronce, esculturas en mármol y mobiliario. Por otro lado, el museo también cuenta con una galería dedicada a sarcófagos romanos y pilas bautismales cristianas en excelente estado de conservación. En conjunto, las paredes albergan un millar de obras  distribuidas en cinco secciones que comprenden desde la Prehistoria de Túnez hasta los siglos XIX y XX.
2. Museo Nacional de Cartago

 

Situado sobre la colina de Byrsa, en lo que antiguamente fue el seminario de los Padres   Blancos,   se   encuentra   el Museo Nacional de Cartago, que concentra la mayor parte del material arqueológico descubierto en la ciudad. Asimismo, en el propio edificio se halla el centro de investigación, conservación y administración de los bienes culturales expuestos. ​En el museo se exhiben estupendos mosaicos, fragmentos arquitectónicos, inscripciones, estatuas, figurillas de terracota, cerámicas, azulejos, objetos de distintos metales, piedras preciosas para joyería y  útiles en hueso o marfil, entre otros artículos. Sin embargo, las piezas más impresionantes son las dos estatuas pertenecientes al anfiteatro de El Jem, que custodian la sala dedicada a la cultura romana.


3. Museo del Patrimonio Tradicional de Djerba

 
En el corazón del zoco de Houmt se ubica el Museo del Patrimonio Tradicional de Djerba, también conocido como el Museo Etnográfico de Sidi Zitouni, ya que allí se halla el mausoleo del siglo XVIII con el mismo nombre, en Houmet Essoug. Este museo transmite, entre otros aspectos, la sensibilización y el interés sobre la riqueza del patrimonio con el que cuenta Túnez. Además, este lugar muestra los usos y costumbres locales como la agricultura tradicional, la pesca, la alfarería, la indumentaria femenina tradicional de la isla, la carpintería y la orfebrería local.


4. Museo Arqueológico de Chemtou

 

El Museo Arqueológico de Chemtou es el resultado de 25 años de excavaciones de la antigua ciudad númida de Simithus, que posteriormente fue romana. La construcción de este museo se realizó sobre lo que fue, desde milenios atrás hasta hace unos siglos, una explotación de mármol dorado. Un lugar idóneo para explicar la evolución de las culturas. Durante la visita se puede observar una muestra de la geología regional del noroeste tunecino, la protohistoria de Simithus del año 500 al 100 antes de Cristo, el antiguo mármol de Simithus, los vestigios de la   ciudad romana y los monumentos funerarios.
5. Museo Arqueológico de Sousse

 
En la propia muralla de la Kasbah de la ciudad costera de Sousse se localiza este Museo Arqueológico de gran relevancia. Tras el Museo Nacional del Bardo, este museo reúne la colección más grande de mosaicos romanos, que  datan de los siglos II y V antes de Cristo. Asimismo, entre sus paredes se hallan obras escultóricas, lápidas, estelas funerarias, frescos, cerámicas y otros objetos arqueológicos de gran interés.


6. Museo de Mahdia

 
La entrada a la ciudad vieja de Mahdia constituye la puerta al Museo de Mahdia, que busca reflejar la historia del país en sus distintos periodos. En la planta baja se presentan algunos vestigios líbico-púnico-romanos, así como objetos  de antigüedad africana y del periodo bizantino e islámico. En la primera​ planta se observan antiguas obras de artesanía de la región, tejidos y lujosos trajes tradicionales. Una de las salas más interesantes de este museo es la de tesoros y joyas, que exhibe   monedas  de  oro  y  conjuntos  de  joyería   que  tradicionalmente  usaban  las
mujeres de la región.


En definitiva, Túnez, además de mostrar espectaculares paisajes de playa, desierto y oasis -resalta la Oficina de Turismo local- ofrece al viajero una gran variedad de museos a través de los cuales se puede recorrer su historia, su cultura y su tradición./SPOONFUL

Suscripción a la Newsletter Enviar