1995

{ENTREVISTAS}

'En los días malos se componen buenas canciones'

Marta Iron presenta su tercer disco 'To the moon and back'

 ‘To the moon and back’ es el tercer disco de Marta Iron. La roquera riojana bebe de las influencias de los Stones, The Doors, Johny Cash o Chris Isaak, y rehúye la etiqueta country que le colocaron tras su primer disco ‘Warm safe places’. Después llegó ‘Something Bizarre’ y poco a poco, como Marta describe, ha ido consiguiendo dotar a sus canciones del sonido deseado. Ahora, al presentar ‘To the moon and back’ se muestra plenamente satisfecha de cada uno de los temás. Una vez más, como en sus trabajos anteriores, ha asumido la producción del disco. “La ventaja es que creas el disco que realmente quieres, no hay nadie que te diga esto tiene que ser así o de esta otra forma”. La grabación de este tercer disco no ha sido fácil e incluso hubo momentos en que Marta pensó que su sueño no se cumpliría, pero con mucho esfuerzo se ha hecho realidad. Al pulsar ‘play’ los acordes de ‘Sweet and bitter’ –la canción con la que comienza el disco- vibran potentes… “If you only need affection, conversation, come with me. I will show a real world taht's amazing. Can be sweet, can be bitter…” (“Si sólo necesitas afecto, conversación, ven conmigo. Voy a mostrarte un mundo real increíble. Puede ser dulce, puede ser amargo…”)...la invitación está lanzada.../Javi Muro

 

SPOONFUL.- ‘To the moon and banck’ es ya tu tercer disco… no parece un reto fácil de lograr…

No, la verdad, de fácil no tiene nada. Han sido casi cuatro años. Es cierto que he tenido muchas complicaciones, principalmente con músicos que me dejaban tirada y tenía que volver a comenzar con otros guitarristas. Ha sido un poco complicado y más aún como está el mundo de la música hoy en día. Haber podido grabar el tercer disco ha sido complicado pero ahí está. Sólo hay que quererlo hacer y trabajar por ello.

 

S.- En la conversación que mantuvimos cuando presentaste el anterior disco, Something Bizarre’ comentabas que la gente al escucharlo te decía que el primero parecía un segundo disco y el segundo un primero. ¿Qué sensaciones te transmite ‘To the moon and back’? 

Creo que por fin he conseguido el sonido que perseguía en el primer y en el segundo disco. En los dos primeros trabajos hay cosas que me gustan mucho y de las que estoy muy orgullosa, pero también algunas que no terminaban de encajar del todo. En ‘To the moon and back’ todo encaja como quería. Me refiero al sonido, al tipo de canciones. En esta ocasión escucho el disco y todas las canciones son las que quería escribir, son las que quiero cantar. Tengo la sensación de que todos los temas encajan bien y han quedado a mi gusto.

 

S.-  Tras escuchar algunos cortes, tal y como dices, descubres que suena diferente a los anteriores discos. Ha sido algo buscado...

Hay temas con un sonido más fronterizo, que es lo que tenía en mente ya para los dos primeros discos. Sucede que cuando estás trabajando con músicos te tienes que amoldar un poco a ellos, a la forma que tienen de tocar y de expresarse. A veces no te queda otra. En esta ocasión el guitarrista si ha coincido con el estilo de sonido de guitarra que buscaba. Las guitarras son una parte importante y, de alguna manera, marcan esa diferencia que se percibe al escuchar los discos.

 

S.- ¿Crees que también existe una evolución en tu música, en la forma de componer, en la de tocar?

Creo que todos los músicos lo que pretendemos es, al abordar un nuevo proyecto, hacerlo muchísimo mejor que el anterior. Buscamos que la evolución sea a mejor, en composición, en sonido, en la introducción de otros instrumentos… Por ejemplo, en ‘To the moon and back’ he metido trompetas y saxofones. Te gusta investigar. Sí, creo que ha habido una evolución y que ha sido a mejor.

S.- ¿Cómo han surgido las canciones que componen el disco? Recuerdo que en aquella conversación anterior comentabas que ya estabas componiendo temas nuevos, aunque no con la intención de grabar un disco…

Hay algunas canciones en el disco que las compuse en aquel momento. Siempre estás componiendo y después vas viendo cuales son las que encajan con la idea que tienes. No me pongo un día a componer y digo voy a escribir las canciones para un disco. No, las canciones van surgiendo y luego seleccionas aquellas que te gustan.

 

S.- ‘Lazy’ es el tema elegido para presentar el disco y para protagonizar el vídeo. ¿Por qué ‘Lazy?

Tenía un poco de miedo con la elección de ‘Lazy’ al ser una canción lenta y muy diferente a lo que la gente había escuchado antes de mí. Tenía la duda ¿les gustará o no les gustará? Aun así, me apetecía que ‘Lazy’ fuera el tema con el que se diera a conocer el disco; quizá también porque me encuentro más tranquila, más pausada.

 

S.- ‘Lazy’ comienza con una frase que dice algo así como ‘Nada es para siempre’. Dice Bruce Springsteen en el libro ‘Born to run’ que hubo un momento en que se dio cuenta que tenía que hablar en sus canciones de lo que le sucedía a él, de lo que pasaba a su alrededor y de los tiempos que le había tocado vivir para llegar a la gente. ¿Te sucede algo parecido?

En mis canciones siempre hay cosas mías, igual lo cuentas recurriendo a la tercera persona, pero siempre hay una esencia. Son cosas que has vivido o que te han contado que les ha sucedido a personas cercanas. ‘Lazy’ habla de un amor de esos de cámara lenta, en los que todo es tan perfecto, tan bonito que dices ¿puede durar esto para siempre?... por eso quieres hacerlo todo de una forma perezosa (lazy), lenta, para que no se acabe, para que continúe para siempre.

 

S.- ‘Sweet and bitter’ es el tema elegido para abrir el disco…

En un principio iba a ser la canción que daba título al disco, porque el proceso de grabación del disco ha sido complicado, ha sido una mezcla de swett and bitter, de cosas dulces y cosas amargas. Era un título que le venía muy bien al disco. Después surgió ‘To the moon and back’, que es la última canción que escribí. Recuerdo que estábamos grabando el disco y el dije a Javier Bozal, con el que grababa, tengo otra canción y la incorporamos. Me parecía un título más bonito, más cuando no quería acordarme de las cosas malas que había pasado. Lo que si teníamos claro es que ‘Sweet and bitter’ sonaba muy fuerte y que teníamos que abrir el disco con ella. Le das mucha vueltas al orden de las canciones, pero tenía claro que debía comenzar poderoso.

 

S.- ‘Sorry I’m your boss’ y ‘Superficial culture’ mantienen el sonido de ‘Sweet and bitter’; mientras que ‘Gimme some lovin'' es más blusera…

Sí, ‘Gimme some lovin’’ es más blues y ‘Under the blanket’ es más rockera. ‘Superficial culture’ es más guitarras Rolling Stones. ‘Las sombras’ es, por ejemplo, la primera canción que grabo en castellano y tiene un estilo más fronterizo mejicano . ‘To the moon and back’ es la sorpresa del disco y que tiene un estilo, un toquecito, un tanto hawaiano. 

S.- Elegir ‘To the moon and back’ como título del disco también denota cierta ambigüedad de significados, ¿no?

Sí. ‘To the moon and back’ para mí es muy especial porque está dedicada a mi marido. Habla sobre la relación que tengo con él, es una canción de amor. Dice “hasta la luna y más alla, hasta la luna y de regreso”…  habla de un viaje largo…

 

S.- ¿El orden elegido para presentar las canciones tiene también un carácter narrativo?

No, la elección tiene que ver con el sonido. Quería que el disco comenzara con fuerza, que después bajara un poco de intensidad y luego volviera a subir.

 

S.- ¿Si miras atrás a ‘Warm safe places’ qué ves?

Fue el primer disco y observo un cambio muy grande. Veo un estilo más country, aunque nunca he sido country pero me etiquetaron así. Lo recuerdo con mucho cariño y me encanta cuando lo escucho de vez en cuando, pero me identifico mucho más con el sonido de las canciones de ‘To the moon and back’. En el fondo son tres discos diferentes, grabados en circunstancias diferentes y estoy muy orgullosa de los tres.

 

S.- ¿Han ido cambiando con el tiempo tus influencias musicales? Recuerdo que hace un tiempo decías que eras más de los Stones que de The Beatles…

Si siempre he sido más de los Stones, no sé por qué pero The Beatles nunca me han llamado demasiado. Y no, creo que no han cambiado mis influencias musicales. Sigo escuchando la misma música. Además de rock escucho mucho jazz. Mis influencias suelen ser los grandes grupos The Doors, The Rolling Stones, Elvis Presley, Johny Cash, Gun and Roses, Chris Isaak, en cuyo sonido de guitarras se ha inspirado ‘To the moon and back’.

 

S.- Decías en aquella entrevista anterior hablando de la canción ‘But I have rock and roll’… “podéis tener todo, pero yo tengo rock and roll”… ¿Sigues manteniendo ese planteamiento vital años después?

Sigo pensando lo mismo. Muchas veces nos complicamos mucho la vida queriendo tener cosas que pensamos que nos van a dar la felicidad y no comprendemos que con pocas cosas puedes ser feliz. Muchas veces nos planteamos metas y creemos que al llegar es cuando vamos a estar felices y no nos damos cuenta que es el camino, el proceso, el que te da la felicidad. Me da igual no tener un montón de cosas, tengo la música, tengo el rock and roll y eso no se paga con nada.

S.- … ¿por qué el rock and roll es más que música?

El rock and roll es un estilo musical que, por desgracia, se está perdiendo un poco. Pero para los que realmente somos rockeros, los que hemos nacido con esta música y nos ha influenciado es una forma de vida.

 

S.- ¿Te influye la actualidad a la hora de componer?

Sí, me influye y de hecho hay algunas canciones del disco, por ejemplo, ‘Sorry! I’m your boss’ (lo siento, yo soy tu jefe) habla de forma irónica de la situación del empleo, y lo complicado que es hoy encontrar un trabajo. La mayoría de los trabajos están mal pagados y el trabajador tiene miedo de dirigirse a su jefe para comentarle cualquier situación que considera que debe mejorarse porque sabe que si se queja puede ser despedido. En ‘Loser’, por ejemplo, trato de una forma sutil el tema de los malos tratos. Una pareja en la que todo parecía perfecto y sobre la que nadie pensaba que iban a acabar mal. Me influye la actualidad, lo que veo y escucho, lo que leo, son cosas que siempre te influyen.

 

S.- ¿Hace falta más rock and roll hoy en día?

Creo que sí. Hace mucho más rock and roll hoy en día. Creo que la juventud necesita rock and roll, a mucho les hablas de los Rolling Stones o de Elvis Presley y no saben quiénes son.  Creo que el reggaetón, que tanto se escucha ahora, no tiene nada que ver en calidad con la música que se hacía antes. Se sigue haciendo mucha buena música, pero… hace falta más rock and roll.

 

S.- ¿por qué si se estudia arte en el instituto y música, no se incluye el rock? De alguna manera fue un estilo musical que tuvo una gran influencia en movimientos y cambios sociales, ¿no?

Sería una muy buena idea. Entiendo que se estudie la música clásica, pero me parece que también sería importante que se estudiara el rock de los años sesenta y setenta, por ejemplo. Si en el arte se estudia también a pintores contemporáneos por que no también en la música…

 

S.- ¿No crees que la música que se escucha, por ejemplo en la televisión, no es demasiado prefabricada?

Sí, pero yo tengo claro que con la música que hago voy a llegar a unos canales concretos, soy consciente de que mi público es minoritario. La televisión muestra un estilo de música único y parece que sólo existe eso, si haces otra música te tacha de rarita. A mí me gusta rastrear por internet descubriendo grupos nuevos y existe mucha más música que la que ofrecen medios como la televisión.

S.- ¿Has vuelto a producir y editar tu disco, como en ocasiones anteriores?

Sí, claro. Sigo sin tener discográfica y me autoproducido el disco. Cuesta muchísimo, pero también tiene sus cosas buenas, no tengo que recibir órdenes de nadie, grabo la música que quiero y cómo quiero, nadie me dice esto hay que hacerlo así o asao… Lo hago a mi gusto, esa es la ventaja.

 

S.- … y te metes en el estudio y comienzan los días de grabación…

Bueno –se ríe- en este caso, hablamos de años. Comencé a meter la base de guitarra y voz, luego batería bajo, se añadieron más guitarras… y después, cuando está todo, grabé la voz y las guitarras que van a ser las originales. Por último, los digamos instrumentos secundarios, cuando ves que en ese tema cuadra un saxo. El proceso es largo. Puedes hacerlo en quince días, pero para eso tienes que tener capacidad de contar con una banda de músicos disponibles durante esos quince días en el estudio. Y venga… hasta que no se graba no se sale de aquí, pero cada uno de los músicos tiene sus trabajos y hay que encontrar los momentos en que cada uno está disponible.

 

S.- ¿Has dejado fuera del disco canciones que tenías compuestas?

Sí, he dejado algunas canciones fuera, pero ahí están…

 

S.- … ¿en un mal día que música escuchas?

En un mal, mal día, no escucho música. En alguna temporada mala he pasado semanas sin escuchar nada de música. Lo he pasado mal con este disco, hubo un momento en que pensé que no lo iba a poder terminar y estaba triste, pensaba que mi sueño no se iba a cumplir. Esos días no quería escuchar nada. También es cierto que en los días malos se componen buenas canciones. Coges la guitarra, acercas la grabadora, y las canciones surgen…

 

S.- … ¿y en un buen día?

En un Buendía canciones que conozca la letra para poder cantarlas, en un buen día la música siempre es bienvenida.

 

S.- ¿Y una canción talismán?

Tanto como talismán no. Soy más de discos, cuando me gusta mucho un disco lo puedo escuchar una y mil veces seguido. Ahora estoy en el último de los Stones, que me parece buenísimo porque me parece que es como un regreso a sus raíces, con las armónicas… estoy venga a escucharlo, no me aburro. ¿Talisman? No sé, quizá el ‘Appetite for Destruction, que me conozco todas las canciones y lo pongo en el coche y escucho una detrás de otra…

 

S.- ¿Y ya estás escribiendo nuevas canciones?

… tengo melodías que ya me están gustando…



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar